Se prevé que para los siguientes años, a nivel mundial, la cantidad de adultos mayores en las poblaciones sobrepase al número de jóvenes, por lo que los expertos en salud consideran de relevancia realizar esfuerzos para intentar encontrar curas o estrategias de prevención para enfermedades relacionadas con la edad, como la demencia.  

Es por eso que la Universidad de Pittsburg, en Pensilvania, realizó un estudio para analizar si existían factores cotidianos que pudiesen ayudar a prevenir la demencia: la problemática más frecuente en adultos mayores.

Aunque los investigadores han dicho que es importante seguir realizando investigaciones y pruebas, el estudio realizado demostró que la interacción social en los mayores podría ayudar a prevenir el desarrollo de la demencia o para mejorar al paciente y evitar que este empeore.

(foto: unsplash)

¿Qué es la demencia?

Los síndromes cerebrales que son degenerativos y progresivos, como el Alzheimer, son nombrados de forma colectiva como demencia

Estos problemas de salud normalmente se ven en adultos mayores, pero no están necesariamente vinculados con el envejecimiento; es decir: no por envejecer se desarrollará un padecimiento de demencia.

Según el Instituto Nacional de Salud Pública de México, un 9% de los casos de demencia son de Demencia de Inicio Temprano, donde los síntomas aparecen antes de los 65 años.

La demencia, en general se caracteriza por pérdida de la memoria, dificultad al hablar o entender las conversaciones (afasia), problemas para realizar actividades o tareas que antes no eran un problema, cambios de humor y personalidad.

El 90% de los casos de demencia son de la Enfermedad de Alzheimer y Demencia Vascular.

(foto: unsplash)

El estudio: la participación social puede ayudar a adultos con demencia

En el Journal of Gerontology: Pyschological Sciences, se han publicado los resultados de un estudio realizado por la Universidad de Pittsburgh, que demuestran que la actividad social podría ayudar a los adultos mayores a tener una mejor materia gris, lo que ayuda a prevenir los riesgos de Demencia.

Para llegar a los resultados, el equipo de investigación analizó la información social de 293 adultos mayores que tenían una edad media de 83 años. Los expertos analizaron las actividades sociales que los participantes compartieron y otorgaron un puntaje específico.

Los puntajes más altos fueron otorgados a los adultos que realizaran, al menos una vez a la semana, actividades como participar en juegos de mesa, salidas al cine, asistencia a conferencias o eventos de educación, como clases; además consideraron también su relación con actividades que incluyeran a otras personas, como actividades de la comunidad, participaciones en la iglesia, reuniones familiares o vecinos.

Para acompañar el análisis, a los voluntarios se les realizó un escáner cerebral: una resonancia magnética con un análisis de la integridad de la masa cerebral

Los expertos concluyeron que los adultos que tenían más interacción social, también tenían mejor estructura de la materia gris en el cerebro, lo que ayudaría a prevenir problemas de demencia

(foto: unsplash)

La Demencia en México

Para 2020, un aproximado de 7.5% de los adultos mayores tenían un diagnóstico de Alzheimer.

Especialistas de la UNAM han declarado que los casos de demencia en nuestro país es de aproximadamente 800 mil a 900 mil.

Por medio de las cifras de análisis del comportamiento de la población, los expertos han llegado a prever que para 2050 solo el 17.4% de la población será menor a 15 años, por lo que la cifra de adultos mayores será mayor, y con ello irían en aumento las cifras de padecimientos de demencia.

(foto: unsplash)

Prevención de la Demencia

En la actualidad no existe ninguna estrategia que sea confirmatoria para prevenir de manera total algún problema de demencia, pero gracias a los estudios que se realizan se han podido destacar ciertas medidas que podrían ayudar a reducir el riesgo de padecerla:

  • Hacer ejercicio regularmente.

  • Reducir el consumo de alcohol.

  • Tener la presión alterada, los niveles de colesterol y glucosa en niveles adecuados, así como un peso saludable.

  • Seguir una dieta saludable.

  • Se debe trabajar y evitar problemas como depresión y aislamiento social.

  • Debe procurarse que la persona siga teniendo estímulos cognitivos constantes.

(Con información de: Infosalus, Alzheimers.gov, Instituto Nacional de Salud Pública, México Social, OMS)