Lo más difícil de ser abuelo no son los dolores o las enfermedades, de hecho, poco tiene que ver con lo físico y más con lo social.

Es la pérdida de autoridad lo que representa el mayor desafío a superar, dijo Cristina García Juárez de 67 años en entrevista con SuMédico.

Tu ya no eres autoridad. Pasas a ser nadie, pasas a ser invisible. La familia te quita la autoridad que tienes. Dejas de ser la que sabe, dejas de ser la que puede orientar y el papel lo retoman los hijos

Como abuela, la convivencia con los nietos y los hijos es complicada, dice Cristi. Es una lucha de autoridades en la que salen ganando los padres del niño. Aunque algunas de sus contemporáneas comulgan con la idea de que “calladita te ves más bonita”, ella difiere.

(Al decir eso) “tu como abuelita te estás minimizando. ¿O sea que en el momento en el que te conviertes en abuela dejas de tener conocimientos y dejas de tener experiencia por el simple hecho de envejecer?", cuestiona.

(Foto proporcionada por Cristina García J.)

Según el comunicado Núm. 547/21 del INEGI publicado en 2021, en el año previo había 15.1 millones de personas de 60 años o más, lo que representa el 12% de la población total.

En México se considera a una persona adulto mayor si tiene 60 años o más. Esta etapa comprende el cúmulo de todas las experiencias de vida y el cumplimiento de la mayoría de las metas familiares, profesionales y sociales.  Sin embargo, este periodo también está marcado por condiciones de vulnerabilidad física, social y económica, de acuerdo con el portal de PENSIONISSSTE.

En México, el Día del Abuelo o Día del Adulto Mayor se conmemora cada 28 de agosto, con el propósito de visibilizar y reconocer el aporte de los miembros de ese grupo de edad a la sociedad, pero también para destacar los retos y oportunidades que se presentan en el envejecimiento.

El 30% de los adultos mayores dijeron que les hace falta compañía

Existen 22 sinónimos de la palabra viejo y 33 para el término anciano, según un recuento hecho por el profesor José Manuel Ribera Casado en su texto “El anciano desde el punto de vista biológico”. En su mayoría, son utilizados como expresiones peyorativas y se les atribuye una connotación negativa.

El texto más antiguo conocido de un anciano autoanalizándose fue hecho por Ptah-Hotep, asesor político del faraón Tzezi de la dinastía V en el año 2450 a.C. Un fragmento se lee así:

¡Qué penoso es el fin de un viejo! Se va debilitando cada día; su vista disminuye, sus oídos se vuelven sordos, su boca se vuelve silenciosa y ya no habla. La vejez es la peor de las desgracias que puede afligir a un hombre.

Es un pensamiento que refleja algunos de los síntomas sociales que experimentan los adultos mayores, según los datos obtenidos en la Encuesta de Salud y Nutrición 2021.

 

El paradigma del envejecimiento: la vejez ya “pasó de moda”

En las culturas ancestrales, la figura del adulto mayor era importante, según se describe en el artículo “El viejo en la historia” de Carlos Trejo Maturana, publicado en el Acta Bioethica.  

La longevidad era un motivo de orgullo y respeto en la comunidad. En los mayores se depositaba la sabiduría, el conocimiento y la memoria.  Los papeles que les correspondían eran roles invaluables: jueces, maestros, consejeros, chamanes, curanderos y tomadores de decisiones.

Inclusive se les denominaba “ancianos” a quienes ejercían labores importantes. Alcanzar la senectud era un privilegio que solo se lograba con ayuda de los dioses, por lo que se consideraba una recompensa divina.

Sin embargo, los cambios sociales que se vivieron con el establecimiento de las ciudades-estados, como en la Antigua Grecia, cambiaron el modelo de vejez que se tenía hasta ese momento. Entonces lo que primaba era la juventud, la fuerza y la belleza, aptitudes opuestas al deterioro que se da con los años, se creía.

Siglos después, la decadencia de las personas mayores se cimentó con la llegada de la Revolución Industrial, cuando las personas jóvenes eran requeridas para los trabajos pesados de las fábricas, de tal forma que los ancianos fueron relegados al papel que en la actualidad tienen, explicó a SuMédicoEduardo Sosa Tinoco, encargado del Despacho de los Asuntos de la Dirección de Enseñanza y Divulgación del Instituto Nacional de Geriatría (INGER) .

(Foto: Especial)

“Ser abuela significa trascender y transmitir tus experiencias”

Cristina cumple los 68 años en diciembre, es abuela de dos nietos, uno de 12 años y otro de 8 meses. Tiene dos hijos y su esposo falleció en el primer año de la pandemia de covid-19. Actualmente vive con su nieto mayor, aunque próximamente él entrará a la secundaria y regresará a vivir con sus papás.

Ella es trabajadora social con especialidad en el área educativa y de salud, pero hoy se encuentra jubilada. Fue académica en la Escuela de Trabajo Social de la UNAM y asesora sindical de Kimberly Clark, Coordinadora de capacitación y difusión del Hospital Juárez de México y participó en diferentes programas de capacitación y asistencia educativa en distintos centros de trabajo. 

Para ella, ser abuela significa trascender y que la familia crezca. “Finalmente hay a quien dejarle tus enseñanzas, experiencias, tus recuerdos, tu cariño y amor”. También es un rol con una enorme responsabilidad hacia los nietos; por eso, ella siempre ha tratado de ser un ejemplo a seguir.

Yo trato de que me vean activa, alegre y propositiva, siento que es una manera de que ellos también desarrollen esa actitud

La sociedad piensa en la vejez como un evento negativo al que no quiere llegar

En 2020, había 15.1 millones de personas de 60 años o más en México, lo que representa el 12% de la población total. El 56% de las personas mayores se ubicaban en el grupo de 60 a 69 años de edad, reportó el INEGI. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que, desde un punto de vista biológico, el envejecimiento es el resultado de la acumulación de una gran variedad de daños moleculares y celulares a lo largo del tiempo, lo que lleva a un descenso gradual de las capacidades físicas y mentales, a un mayor riesgo de enfermedad y, en última instancia, a la muerte.

Sin embargo, la OMS destaca que la vejez es una etapa diversa y los cambios no se viven igual en todas las personas, ya que intervienen factores económicos, sociales, psicológicos y culturales en este aspecto.

“Tú eres importante como abuelo o como adulto mayor en la medida en que sigues siendo productivo”

A pesar de ser una abuela joven y tener la vitalidad para participar, dice Cristi, la autoridad tiene que cederla a los hijos. Sin mencionar que otra de las cosas más difíciles de ser un adulto mayor es cuando llega el momento en el que se pierde la funcionalidad y la independencia, considera.

“Hay gente que preferiría no tener abuelos porque llega un momento en que pierdes la capacidad de ser independiente y obligas a la familia a cuidarte y eso significa que se dejen de hacer muchas cosas. Se frustra la dinámica familiar y se vuelve muy desgastante física y emocionalmente porque la gente no está preparada para hacerlo".

Tú eres importante como abuelo o como adulto mayor en la medida en que sigue siendo productivo para tu familia. En el momento que ya no lo eres pierdes autoridad, credibilidad y dejas de ser reconocido en tu familia

Solo el 15% de los adultos mayores tienen alguna discapacidad

A pesar de ello, Víctor Mendoza-Núñez, señala en el artículo “Envejecimiento y vejez” del Instituto Nacional de Geriatría, que la sociedad comprende esta etapa como un evento negativo y cuyo pensamiento se refuerza en gran medida por las imágenes con que se representa a los abuelos.

En cambio, el mismo artículo precisa que más del 80% de los ancianos son funcionales e independientes.

Asimismo, Eduardo Sosa indicó que en el país el 15% tiene algún tipo de discapacidad. Aunque al mismo tiempo, advierte, el 67% de los mexicanos llega a la vejez con multimorbilidad crónica, es decir, que padece dos o más enfermedades crónicas, como puede ser hipertensión y diabetes.

(Foto: Freepik)

Son las enfermedades, más que el envejecimiento, lo que explica el deterioro de las personas

El 15% de las personas mayores presenta algún tipo de discapacidad física o mental, algunas temporales y otras permanentes, lo cual repercute no solo a nivel familiar sino también a nivel social, dijo Sosa del INGER.

A los estados de salud complejos que acompañan a la vejez se les conoce como síndromes geriátricos, según la OMS, y son consecuencia de factores como la fragilidad, la incontinencia urinaria, las caídas, los estados delirantes y las úlceras por presión.

De acuerdo con el Manual MSD, los primeros signos del envejecimiento afectan al sistema musculoesquelético. Los ojos y los oídos son lo primero que empieza a cambiar. De hecho, a partir de los 30 años es cuando la mayor parte de las funciones corporales alcanzan su pico y después empieza un descenso gradual.

A partir de eso, la mayoría de las funciones son correctas gracias a que los órganos tienen una reserva funcional, por lo tanto, son las enfermedades, más que el envejecimiento, lo que explica el deterioro de las personas, según el Manual MSD.

Hay 18 mil personas en México que tienen más de 100 años en el país

Según la ENSANUT 2021, estas son las principales enfermedades de los adultos mayores

 

A pesar de ello, los avances en la ciencia han permitido que este grupo demográfico crezca. La esperanza de vida es de 77.4 años para las mujeres y 71.7 para los hombres actualmente. Para 2050 se estima que aumentará a 81.6 a 77.3 años respectivamente.

Por su parte, Eduardo Sosa señaló que actualmente hay más personas centenarias que nunca en México. Hay 18 mil personas que tienen más de 100 años. Es un grupo de edad que está creciendo, al igual que el de 80 años.

Eso nos obliga a repensar como planeamos nuestro proyecto de vida

El viejismo, problema de discriminación de todas las sociedades

El especialista del INGER explicó que la mayor parte de las personas no suele pensar que pasará con ellos en la vejez y eso se debe a las percepciones negativas sobre el envejecimiento.

Por naturaleza los seres humanos no pensamos en la vejez ni la muerte, aunque tenemos certeza de que va a ocurrir. Sobre todo, si hay un imaginario colectivo de que las personas mayores están enfermas o con discapacidad, que no es así

Esto tiene que ver con un fenómeno social llamado viejismo que a su vez se desprende del edadismo, que es la discriminación por edad. Tiene que ver con estereotipos y estigmas y prejuicios que hay en la sociedad y que lleva a conductas discriminatorias como la exclusión, la negligencia y el abuso.

Al respecto, el Instituto Nacional de Geriatría participa en el Decenio de las Naciones Unidas del Envejecimiento Saludable 2021-2030. Su eje principal está dedicado a combatir el edadismo. Uno de los problemas más graves del viejismo es la soledad y el aislamiento social al que están expuestos los adultos mayores.

De acuerdo con la ENSANUT 2020, 12.5% de los adultos mayores de 65 años vivían solos.  El 45.3% de los adultos que vivía solos, tenía aislamiento social y el 50% soledad. Y esto fue antes de la pandemia.

(Foto: Especial)

La soledad y el aislamiento social, principales retos de la vejez en México

Según el informe de la OMS sobre el aislamiento social y la soledad, las conexiones sociales de alta calidad son esenciales para la salud mental y física y son determinantes sociales importantes, aunque ignorados, de la salud de las personas mayores.

La OMS define a la soledad como el dolor que se experimenta cuando las conexiones sociales que se tienen no cumplen las necesidades personales. El aislamiento social es el estado de tener un número pequeño de contactos sociales, lo que puede conducir a la soledad.

La soledad y el aislamiento social son eventos generalizados en todo el mundo, con 1 de cada 3 personas mayores sintiéndose solas. Muchas investigaciones han demostrado que situaciones así aumentan el riesgo de padecer afecciones de salud que aumentan la mortalidad. 

Hay que admitir que todos vamos a envejecer. ¿Cómo vamos a mejorar?

Eduardo Sosa menciona que el primer paso es reconocer que los adultos mayores siguen siendo actores clave de la sociedad, ya que todavía tienen mucho que aportar. Sobre las virtudes propias de la longevidad, Sosa menciona la serenidad, la resiliencia y la sabiduría. Además, son ellos quienes permiten mantener las tradiciones en las sociedades. 

Después se debe admitir que hoy en día las personas pueden vivir más tiempo que nunca, por lo que la probabilidad de la vejez es muy alta. Por ello, debemos reflexionar acerca de qué significa esa etapa y estar abiertos a identificarla como una con muchos aspectos positivos.

Pero para un envejecimiento saludable es crucial un buen estado de salud, por lo que es imperativo que, sin importar la edad, se tome conciencia de hábitos que promuevan un estilo de vida saludable para prevenir las enfermedades.

Cristi, por otro lado, plantea la idea de crear una escuela de la vejez donde se eduque a la población a tomar conciencia de esta etapa y sobre todo a valorarla y cuidarla.

Así como en la secundaria ponen a los adolescentes a cuidar huevos que simulan ser sus hijos, deberían implementar programas para cuidar al abuelo

Por ejemplo, que les inculquen a leerle un libro a los abuelos como ellos los hacían con sus nietos y que en general los acompañen más

Además, propone una especie de comité de vigilancia para supervisar que se protege y se incluye a los abuelos.

https://www.sumedico.com/trivias/cuanto-sabes-sobre-el-envejecimiento-y-los-adultos-mayores/354132