La “drunkorexia” es considerada un nuevo trastorno de la conducta alimentaria que combina una adicción al alcohol con el deseo de estar delgado.

La drunkorexia es un término hecho a partir de la unión de dos palabras: “drunk”, que en inglés significa borracho y el prefijo “orexia”, que significa deseo o apetito.

(Foto: Freepik)

El psicólogo Alfonso Méndez explicó a Infosalus que la drunkorexia se refiere a los comportamientos en los que una persona abusa del alcohol, que supone una ingesta excesiva de calorías, por lo que el individuo deja de comer con el fin de no aumentar de peso.

En otras palabras, el trastorno podría entenderse como la combinación del alcoholismo con la anorexia.

La drunkorexia: mitad alcoholismo, mitad anorexia

La drunkorexia podría clasificarse como una nueva versión de la anorexia pero que empeora con el consumo excesivo de alcohol

Una característica de los trastornos de la conducta alimentaria es que se presentan mayoritariamente en los adolescentes, y la drunkorexia no es la excepción. La base de este trastorno es el deseo de tener una apariencia extremadamente delgada al mismo tiempo que la persona se mueve en un ambiente dominado por el consumo de alcohol.

El psicólogo Alfonso Méndez explicó que cada vez más se ve este padecimiento en la población adolescente, cuyo accionar es la restricción alimentaria a fin de compensar las calorías consumidas con la ingesta excesiva de alcohol.

El padecimiento también se ve más presente en las mujeres e incluso, las afecta de forma diferente, pues el proceso de metabolización del alcohol a través del hígado es diferente que en los hombres.  Además, se asocia con otro tipo de problemas psicológicos, como sucede con otros trastornos de la conducta alimentaria.

(Foto: Especial)

¿Cómo reconocer la drunkorexia?

Los principales síntomas o señales a las que se debe prestar atención son, en esencia, los mismos que la anorexia nerviosa, aunque se añaden los del consumo excesivo de alcohol:

  • Restringir la ingesta de alimentos para compensar las calorías del consumo de alcohol
  • Presentar conductas de purga como: ejercicio excesivo, uso de laxantes, vómitos
  • Consumo de grandes cantidades de alcohol
  • Obsesión y preocupación excesiva por el peso y la apariencia física
  • Seguir dietas estrictas
  • Baja autoestima y depresión

El riesgo de tener drunkorexia, como cualquier otro trastorno de la conducta alimentaria es que, si no se atiende a tiempo, se puede volver crónica. Además, cabe resaltar que la anorexia es el padecimiento mortal con mayor tasa de mortalidad y hasta el 20% de los pacientes piensa en el suicidio.

Los pacientes con drunkorexia, como con cualquier otro trastorno de la conducta alimentaria deben ser tratados con un abordaje psiquiátrico y psicológico. 

SIGUE LEYENDO:

(Con información de Infosalus)