Llega una edad en la que nuestro cuerpo ya no es el mismo y debemos abandonar actividades que antes hacíamos cotidianamente. Una de estas acciones es conducir y, aunque se siente feo ya no poder hacer lo que antes realizábamos, reconocer las señales de que hay que dejar de conducir es importante para no poner en riesgo el bienestar de los demás.

Con la vejez llega una reducción en la capacidad de reacción y en muchas ocasiones, también se sufren problemas de la vista. Estas no son las únicas señales de que hay que dejar de conducir y aquí te decimos otros indicadores de que ya es hora de abandonar el volante.

5 señales de que hay que dejar de conducir

Es importante que reconozcas estas señales de que hay que dejar de conducir, pues el bienestar de los otros también es importante.

No decimos que te quedes siempre en casa, pero lo mejor es que pidas a otra persona que conduzca para que todos lleguen con bien a su destino.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) apunta que la vejez también se caracteriza por el surgimiento de varios estados de salud complejos frecuentemente llamados síndromes geriátricos.

Estos suelen ser consecuencia de múltiples factores subyacentes e incluyen varias señales como:

  • Fragilidad
  • incontinencia urinaria
  • caídas
  • delirio
  • úlceras por presión

Pero esas no son las únicas señales de que hay que dejar de conducir. Estos son 5 problemas de salud relacionados con la tercera edad mencionados por la OMS que pueden ser indicadores para parar y ceder el asiento del conductor:

  1. Pérdida de audición
  2. cataratas y errores de refracción
  3. demencia
  4. osteoartritis y dolor de espalda y cuello
  5. Depresión

La OMS detalla que a medida que las personas envejecen, es más probable que tengan varios padecimientos al mismo tiempo.

Si presentas alguno de estos, cede el volante y disfruta del viaje desde otro lugar sin tener la carga que implica ser el conductor.