Delta, gamma, beta, ómicron… todos estamos familiarizados ya con estos términos que han sido asignados a las variantes de coronavirus existentes, pero el enemigo invisible que acaba con miles de vidas cada 24 horas no solo estaría en el aire alrededor de nosotros, sino también abajo, donde muchas personas no entran: en las aguas residuales.

¿Cuántas personas tienen acceso al entorno subterráneo? El acceso está ahí, pero salvo que se trate de una persona muy curiosa o de trabajadores encargados de esas áreas, muy pocos ingresan a las coladeras a ver lo que hay debajo de nosotros. En Estados Unidos, un equipo de investigadores que buscaba el coronavirus en aguas residuales encontró algo preocupante: mutaciones del virus nunca antes vistas por el hombre.

Investigadores encuentran nuevas variantes de coronavirus en aguas residuales de Nueva York

De acuerdo con el New York Times (NYT), en enero pasado, un grupo de investigadores que buscaba el virus en las aguas residuales de Nueva York encontró algo muy extraño en sus muestras. Los fragmentos del virus que encontraron poseían una “constelación” de mutaciones que era única y nunca habían sido informadas en personas, lo cual es una potencial señal de una nueva variante que no se había detectado con anterioridad.

Este medio detalla que las secuencias, denominadas “linajes crípticos” no han dejado de aparecer en las aguas residuales de la “gran manzana”. En la “ciudad que nunca duerme”, el virus tampoco lo hace.

La “buena noticia” con estas nuevas variantes de coronavirus es que, en palabras de los expertos, no hay evidencia de que los “linajes crípticos” representen un riesgo muy grande para las personas, pues llevan un año ahí y no han logrado superar a ómicron o a delta.

¿Qué son las aguas residuales?

Los Servicios Sociales y de Salud de Delaware mencionan que al hablar de “aguas residuales” se hace referencia a las aguas con excrementos, vertidos industriales y desechos como preservativos o toallas higiénicas y plástico.

Al ser tratadas, se reduce el contenido del agua y se quitan los desechos, pero no se eliminan todos los microorganismos presentes.

¿Cómo pueden las personas estar expuestas a las aguas residuales?

Esta institución de la división de salud pública resalta que las personas pueden estar expuestas a las aguas residuales por el contacto mano – boca al fumar, beber o comer o por limpiarse la cara con guantes o manos contaminados. Cuando hay cortes, rasguños o heridas penetrantes, y de agujas hipodérmicas desechadas, también puede existir una exposición.

“Ciertos organismos pueden entrar al cuerpo por medio de las superficies de los ojos, la nariz y la boca y al respirar en forma de aerosol, polvo o niebla”, detallan los servicios.

¿Por qué es preocupante esto?

Porque los investigadores todavía no saben de dónde provienen estas nuevas variantes de coronavirus: puede ser de personas cuyas infecciones no son capturadas mediante secuenciación o de animales infectados, como la gran cantidad de ratas que viven allá abajo.

“Estos linajes contienen mutaciones que rara vez se pudieron ver en muestras clínicas, incluidos Q493K, Q498Y, E484A y T572N, y comparten muchas mutaciones con la variante ómicron. Dichos pseudovirus que contenían la secuencia de aminoácidos pico de estos linajes eran resistentes a diferentes tipos de anticuerpos monoclonales neutralizantes del dominio de unión al receptor”, mencionaron los especialistas en su artículo original, publicado el 3 de febrero en Nature Communications.

“Es realmente importante que encontremos la fuente, y todavía no hemos podido precisar eso”, mencionó el virólogo del Queens College y autor del artículo, John Dennehy.

(Con información del New York Times)