¿Hay forma de tratar y curar el VPH? El mundo de la medicina está cada vez más enfocado en encontrar opciones de tratamiento nuevas, que no solo ayuden a resolver problemas que antes no tenían solución, sino que lo hagan sin tantos efectos secundarios.

Por esta razón, un grupo de investigación se ha propuesto averiguar si es que en la naturaleza, especialmente en los hongos, podríamos encontrar una respuesta y opción de ayuda para tratar y curar una de las infecciones más frecuentes a nivel mundial y que aún no tiene cura: la infección por virus de papiloma humano (VPH).

(foto: unsplash)

El extracto en hongos que puede ayudar contra el VPH

Un artículo recientemente publicado en la revista Frontiers in Oncology, informa que el uso diario del extracto de una variedad de los hongos Shiitake (Lentinula edodes), podría ayudar al sistema inmune a eliminar la infección por el virus del papiloma humano.

Este estudio, realizado por la UTHealth de Houston, y apoyado por los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés), fue centrado en mujeres que ya tenían un historial de VPH, que tuvieran al menos dos años con este, y que fuera de alto riesgo para desarrollar cáncer. 

A las participantes se les dividió en dos grupos: un grupo experimental (es decir, un grupo que sí recibió el tratamiento), y un grupo control (que no recibió tratamiento, pero sí un placebo), con la intención de poder realizar comparativos en relación al avance de la enfermedad. 

Las pacientes del grupo experimental recibieron el extracto del hongo (llamado y patentado como AHCC) durante seis meses, y posteriormente se les dio placebo otros seis. El grupo control recibió un tratamiento placebo (es decir, ningún medicamento en realidad) durante los 12 meses del estudio.

Los resultados arrojaron que 14 de 22 pacientes (el 63,6%) que estaban en el grupo experimental, después del tratamiento, tenían pruebas con resultados negativos al virus del papiloma humano. Por lo que se concluyó que 3 gramos de AHCC al día, resulta efectivo para ayudar al sistema inmune a eliminar las infecciones persistentes de VPH, sin tener efectos secundarios.

"Nuestros resultados muestran que la suplementación con AHCC puede ayudar a la mayoría de los pacientes a eliminar su infección por VPH y puede disminuir el riesgo a largo plazo de cánceres relacionados con el VPH. A través de este estudio, así como de otros múltiples estudios, nuestra investigación ha demostrado que el suplemento AHCC es seguro", concluye Judith A. Smith, una responsable de la investigación.

(foto: freepik)

La infección por virus del papiloma humano

En lo que va de 2022, según las cifras reportadas por el Boletín Epidemiológico Nacional, en México se han detectado 5,536 casos de infección de virus de papiloma humano (VPH).

Este virus, que pertenece a la familia de los herpes virus (donde también encontramos la varicela y los famosos fuegos labiales), es altamente contagioso y muy frecuente, por lo que se calcula que casi todos los hombres y mujeres lo contraen en algún momento de su vida.

Se transmite principalmente al tener relaciones sexuales (de cualquier tipo), por lo que es considerada una enfermedad de transmisión sexual.

El estudio de la UTHealth de Houston ofrece una nueva luz para las personas que tienen una infección de VPH, principalmente aquellas con alto riesgo de desarrollar cáncer cervical (el 70% de los cánceres cervicales son secundarios a una infección), ya que anteriormente no existía ninguna opción de tratamiento para curar el problema.

(foto: unsplash)

Los hongos también podrían ayudar contra bacterias

La Facultad de Farmacia de la Universidad de granada, también realizó un estudio alrededor del AHCC, el extracto del hongo Lentinula edodes, es decir, del hongo shiitake, con la diferencia de que su investigación se centró en cómo este extracto podría ayudar contra infecciones bacterianas, específicamente en infecciones por Pseudomona aeruginosa.

Este estudio, publicado en la revista Frontiers in Microbiology,  comprobó que el AHCC es capaz de activar mecanismos moleculares que pueden inhibir el movimiento de la bacteria y la formación de biopelículas (que posteriormente le servirán a la bacteria para crecer en número), por lo que es posible detener el crecimiento bacteriano de la Pseudomona aeruginosa, disminuyendo también su acción nociva.

Además, en cultivos que se realizaron, el AHCC mostró que es capaz de reducir la capacidad que tiene la bacteria para dañar las células epiteliales del intestino y la liberación de citoquinas (que son proteínas del sistema inmunológico que generan una respuesta de inflamación).

Los investigadores concluyen que aunque es necesario entender mejor los efectos que tienen los oligosacáridos sobre las bacterias, los resultados indican que estos compuestos podrían ser útiles para tratar o prevenir infecciones.

(foto: unsplash)

La Pseudomona aeruginosa: ¿por qué es importante?

El uso exagerado, innecesario e inadecuado de antibióticos para tratar enfermedades, ha llevado a que algunas bacterias se vuelvan altamente resistentes a antibióticos, lo que significa que el controlar este tipo de infecciones se convierte en un reto prácticamente imposible de lograr.

El problema de no poder controlar estas infecciones es que, a diferencia de los virus que pueden cumplir un ciclo de vida en el organismo, por lo que se autolimitan, las bacterias siguen reproduciéndose continuamente sin detenerse, llevando así a complicaciones de la infección inicial, como lo puede ser una sepsis bacteriana (es decir, una infección que se da en todo el cuerpo debido a la cantidad de bacterias presentes), y llevar a la muerte.

La preocupación también surge cuando las bacterias que son altamente resistentes, también son muy agresivas y tienen alta capacidad de matar con facilidad.

Por esta razón, la OMS ha catalogado la resistencia antimicrobiana como un “problema sanitario urgente y de dimensión mundial”, informa la Organización Panamericana de la Salud, y ha realizado una lista con las bacterias de alta resistencia según los niveles de prioridad para evitar y combatir.

En el grupo de bacterias críticas (bacterias muy peligrosas y muy resistentes a antibióticos), se encuentra la Pseudomona aeruginosa, que tiene la capacidad de generar resistencia a todos los antibióticos. Puede infectar la sangre, los pulmones, vías urinarias y heridas de operaciones, y es responsable de una gran cantidad de muertes.

Por esta razón, es relevante encontrar nuevos métodos y estrategias que permitan contrarrestar los efectos de las bacterias altamente resistentes, como el uso de los hongos, para poder limitar los daños que estas ocasionan, y prevenir el fallecimiento de más personas.

(Con información de: Infosalus, The conversation, Frontiers, Gobierno Federal de México, Boletín Epidemiológico Nacional, Organización Panamericana de la Salud.)