Seguramente has escuchado el dicho de ‘más vale prevenir que lamentar’ y con la salud pasa igual, pues una gran cantidad de enfermedades letales pueden prevenirse o evitarse con un estilo saludable de vida y ejercicio frecuente. Una de ellas son las enfermedades cardíacas, que pueden ser provocadas por obesidad, sedentarismo y sobrepeso. Por ello, los especialistas recomiendan a los papás cuidar el corazón de sus hijos desde edades tempranas, pues una de las formas de prevenir infartos es inculcándoles una vida saludable desde pequeños.

¿Cuántas personas no has visto que le dan refrescos, pan, frituras y dulces a sus pequeños? ¡Hay quienes hasta ponen refrescos de cola en los biberones! Por ello, un grupo de especialistas hizo un estudio para descubrir si los hábitos del pasado influyen en el presente y en el futuro de los hijos y esto es lo que encontraron.

Una de las formas de prevenir infartos es hacerlo antes de que ocurran 

La investigación, publicada en el journal del Colegio Americano de Cardiología, y que tiene fecha del 25 de enero de 2022, resalta el hecho de que una de las formas de prevenir infartos es hacerlo antes de que estos sucedan.

De acuerdo con los especialistas, la promoción de la salud desde la infancia es una prioridad mundial que puede ser brindada de manera efectiva desde el preescolar.

En palabras de los autores, todavía falta una mayor investigación para saber de qué manera influye el nivel socioeconómico en la salud de los pequeños y la efectividad que tendría esta intervención. Sin embargo, consideran que es mejor prevenir que lamentar y que como en muchos aspectos, mientras más pronto, mejor.

Dentro de su publicación sobre las formas de prevenir infartos, los expertos mencionan que se pueden promover cambios duraderos en el estilo de vida mediante estrategias de promoción de la salud que inicien en la primera infancia por medio de programas multinivel y multidimensionales que se basen en la ciencia, estén apoyados por la comunidad y sean coordinados localmente.

Para aprender más de...Cifras del sobrepeso y la obesidad

En el mundo:
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2016, el 40% de la población adulta en el mundo tenía sobrepeso y obesidad, así como 340 millones de infantes. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) reporta que Estados Unidos, México y Chile son los países con mayores índices de sobrepeso y obesidad en el mundo.
En México:
En la población adulta, el 42% de los hombres y 37% de las mujeres presentan sobrepeso y obesidad. Las personas de edades entre 30 a 59 años son quienes presentan mayores índices del exceso de peso que es perjudicial para la salud.
Obesidad infantil:
En 2018 presentaban sobrepeso y obesidad 22% de los niños menores a 5 años, 18% de los infantes de 5 a 11 años y 21% de los adolescentes de 12 a 19 años.
Obesidad en adultos mayores:
En este grupo de edad, las mujeres presentan una prevalencia mayor de obesidad que los hombres con un 40% y 26% respectivamente.
Zonas:
Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición del 2018, el sobrepeso y la obesidad presentan índices mayores en zonas urbanas que rurales. Mientras que en zonas urbanas el 20% de los niños de 5 a 11 años tienen obesidad, solo el 12% la padece en zonas rurales.
Regiones:
De la misma forma, un análisis por municipio indica que la mayor prevalencia de obesidad se presenta en la zona norte y costera del país. incluyendo a la península de Yucatán.

Si eres padre o madre de familia, en lugar de darles un celular, podrías darles un balón de futbol o de basquetbol y enseñarles a pegarle o aventarlo, ¿no crees?; otra opción podría ser regresar al pasado, cuando se jugaba a saltar la cuerda o brincar en el “avioncito”. Los pequeños tienen tanta energía que seguramente les parecería divertido y sin saberlo, se estarían ejercitando y evitando factores de riesgo para las enfermedades cardíacas al mismo tiempo.

“Las investigaciones han revelado una asociación entre la baja salud cardiovascular en la niñez y los malos resultados cardiometabólicos cuando se es adulto; por lo tanto, parece razonable comenzar la educación sobre estilos de vida saludables lo más temprano en la vida como sea posible”, indican los especialistas.

¿Estás de acuerdo con ellos?