Tener un quiste en el ovario es algo común y por lo general causan poca o ninguna molestia. Esto no significa que deban ser pasados por alto, ya que a veces pueden retorcerse y abrirse, lo que lleva a problemas severos de salud.

Estos son algunos problemas que puede causar un quiste en el ovario.

¿Qué pasa si tengo un quiste en el ovario?

Mayo Clinic indica que los quistes en el ovario suelen desaparecer por sí solos, pero las mujeres no deben confiarse y pensar que nada les va a suceder, pues cuando el quiste es muy grande, puede ocasionar ciertos síntomas.

Se deberá buscar ayuda médica de inmediato si existe dolor pélvico repentino e intenso, dolor con vómitos o fiebre, señales de choque como respiración agitada, piel húmeda y fría, debilidad o aturdimiento.

La Clínica Mayo indica que aunque no existe una manera de prevenir la formación de quistes en los ovarios, hacerse exámenes pélvicos periódicos ayuda a garantizar que las modificaciones ováricas se diagnostiquen lo más pronto posible.

Prestar atención al ciclo menstrual y anotar los síntomas menstruales que persistan durante más de dos ciclos es lo más recomendable para prevenir el quiste en el ovario.

Esta institución norteamericana señala que existen algunos factores de riesgo para padecer un quiste en el ovario, como:

  • Problemas hormonales
  • Embarazo
  • Infección pélvica grave
  • Quistes ováricos previos

Estos son 3 síntomas de tener un quiste en el ovario, según Mayo Clinic:

  • Dolor abdominal que puede aparecer y quitarse. Es probable que la mujer afectada sienta un dolor punzante debajo del ombligo, en uno de los lados.
  • Sensación de presión, saciedad o pesadez en el abdomen
  • Hinchazón en el abdomen