¿Cuando te hablan de cáncer piensas en tus genes? Quizá no, pero no eres la única persona. Pocos saben 10% del cáncer (aproximadamente) es hereditario o tiene un solo componente genético específico y comprobable que incrementa el riesgo de padecerlo.

La consejera genética del Sistema de Salud de Mayo Clinic en Eau Claire, Breanna Mitchell, informa sobre la utilidad de las pruebas genéticas para cáncer.

¿Qué es una prueba genética de cáncer y cómo puede ayudar a las personas?

Mitchell explica que según los genes personales, la persona puede tener más riesgo para algunos padecimientos, incluyendo ciertos tipos de cáncer.

Estas pruebas genéticas para cáncer buscan modificaciones genéticas específicamente nocivos, llamados mutaciones o variantes patogénicas, que ocasionan la aparición de una enfermedad genética.

“Los cambios genéticos son errores ortográficos en el manual de instrucciones del cuerpo. La mayoría de las pruebas genéticas para cáncer busca cambios en un conjunto de genes en lo que es conocido como “panel de genes”. También pueden buscar si hay cambios en un solo gen, cuando se sabe que hay una mutación genética”, dice Mitchell.

Mayo Clinic resalta que los genes que normalmente se relacionan con un riesgo de cáncer son BRCA1 y BCRA2, que se asocian con cáncer de mama y cáncer de ovario. Las modificaciones en otros genes también incrementan el riesgo para dichos tipos de cáncer.

Hay otros paneles de genes que evalúan el riesgo para otros tipos de cáncer, como:

  • Colon
  • Recto
  • Páncreas
  • Próstata
  • hígado o útero
  • endometrio

“Es común cometer el error de creer que alguien tiene estos genes o no los tiene. Todos tenemos genes BRCA y demás genes relacionados con el riesgo de cáncer, pero la función de los genes en el cuerpo es evitar la aparición del cáncer”, indica Mitchell.

La experta dice que cuando se produce una modificación nociva en uno de estos genes, su funcionamiento ya no es el adecuado y eso lleva a un riesgo mayor de presentar cáncer.

Sobre las pruebas genéticas para cáncer, Mitchell explica que, en las personas con cáncer, las pruebas pueden ayudar al equipo de atención médica a recomendar tratamientos y procedimientos quirúrgicos.

“También pueden ayudar a decidir entre una tumorectomía o lumpectomía o una mastectomía al tomar la decisión quirúrgica respecto al cáncer de mama y cambiar la forma de controlar el riesgo de cáncer con el paso del tiempo”, menciona la especialista de Mayo Clinic sobre las pruebas genéticas para cáncer.

(Con información de Mayo Clinic)