La endocarditis es una enfermedad que se ha vuelto más frecuente con el envejecimiento de la población y el mayor número de personas con válvulas protésicas y dispositivos cardiacos implantables.

Se trata de una infección que si no es tratada a tiempo puede conllevar graves consecuencias, incluso, se calcula que la mortalidad de la endocarditis infecciosa es de aproximadamente del 30% a los 30 días.

Se han identificado múltiples condiciones que nos ponen en mayor riesgo de desarrollar esta infección, ¿Ya los conoces?

(foto: freepik)

¿Qué es la endocarditis infecciosa?

De acuerdo con un artículo publicado por el Royal College of Physicians del Reino Unido, la endocarditis infecciosa se trata de la infección de tejido del corazón.

Esta infección puede estar causada por distintos microorganismos, siendo Staphylococcus aureus” el más común de todos.

 

Las manifestaciones

La endocarditis se puede presentar con distintos síntomas, sin embargo, de acuerdo con la fuente previamente mencionada hasta el 90% de los pacientes se presentan son:

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Sudoración nocturna
  • Fatiga
  • Pérdida de apetito 

 

Algunas otras manifestaciones son:

  • Soplos en el corazón
  • Petequias en el paladar o en la conjuntiva
  • Manchas color rojizo en las palmas y/o plantas
  • Nódulos dolorosos en las yemas de los dedos
  • Alteración del estado de alerta

Consecuencias de la endocarditis

Como se mencionó antes, esta enfermedad puede ocasionar graves problemas en diferentes partes del cuerpo si no es tratada a tiempo, algunos ejemplos son:

  • Arritmias
  • Evento vascular cerebral
  • Embolia pulmonar
  • Aneurisma micótico
  • Infarto al miocardio

(foto: freepik)

Factores de riesgo

Se han identificado algunos factores que aumentan el riesgo de desarrollar endocarditis, siendo los más importantes los asociados a problemas cardiacos como:

  • Tener una válvula protésica
  • Tener un dispositivo cardiaco implantable como los marcapasos
  • Haber sufrido antes de endocarditis infecciosa
  • Tener una cardiopatía congénita
  • Problemas valvulares como el prolapso de la válvula mitral
  • Algunos otros factores de riesgo son:
  • Uso de drogas intravenosas
  • Edad avanzada
  • Enfermedad renal crónica
  • Insuficiencia hepática
  • Cáncer
  • Uso de corticoides
  • Diabetes mal controlada
  • Catéteres venosos permanentes

(Con información de: Clinical Medicine)