Muzaffer Kayasan es un hombre de Turquía con 56 años de edad y hace 14 meses, en noviembre de 2020, se contagió de coronavirus y cayó enfermo con diversas complicaciones. Un año después y tras haberse realizado un total de 78 pruebas PCR, el paciente sigue siendo positivo y presentando síntomas de covid-19

Este tal vez sea uno de los casos de covid más largos registrado en el mundo. Sin embargo, la historia detrás del suceso, podría ser la razón de su larga enfermedad que le ha llevado también a tener uno de los aislamientos más prolongados.

(Foto: Unsplash)

Hombre tiene covid-19 desde hace un año; se ha hecho 78 pruebas PCR

Muzaffer Kayasan fue uno de tantos casos que se complicó debido a comorbilidades. Antes de su contagio por covid-19, el turco había sido diagnosticado con leucemia, un tipo de cáncer de la sangre que ataca a los glóbulos blancos, que son células inmunitarias encargadas de combatir enfermedades.

Tras salir positivo al covid-19, Kayasan desarrolló complicaciones y fue hospitalizado por presentar dificultades al respirar, pérdida de visión y fatiga pero fue dado de alta al poco tiempo tras superar la gravedad de la enfermedad y regresó a su casa en Estambul para continuar con su periodo de aislamiento.

Sin embargo, eso sería el inicio de un camino largo y tortuoso con el virus del SARS-CoV-2, ya que si bien el periodo de aislamiento termina después de dos semanas, es solo mediante una prueba negativa cuando un paciente se considera recuperado. Desde entonces, el turco se ha realizado 78 pruebas PCR y en todas sale un resultado positivo, ante tal situación pasó 9 meses más en el hospital y otros 5 confinado en su hogar.

"Alguien que no se vacuna, daña a la sociedad"

En entrevista con la agencia de noticias turca, Anadolu Agency, Muzzafer Kayasan explicó que los doctores siempre le trataron bien y que se esmeraron en brindarle una atención médica adecuada. Indicó que los médicos le han puesto plasma y otros tratamientos disponibles para reforzar su sistema inmune, todo sin éxito.

Kayasan contó que su experiencia en el hospital fue dura. "El tiempo que estuve hospitalizado vi a muchos pacientes con leucemia, como yo. Pero el cáncer y el covid-19 son cosas distintas. Para el covid hay vacunas. Los jóvenes que trabajan en los hospitales también son nuestros muchachos, y los hospitales están abarrotados. Los médicos y enfermeras trabajan duro, pero es una pena ponerles tal carga. Vi a mucha gente sin vacunarse llegar grave al hospital para que los trataran por covid. Fui testigo de muertes, incluso de gente joven. Para mí alguien que no se vacuna daña a la sociedad, a sí mismo y a su familia", comentó a la agencia de noticias.

Desde su contagio en 2020, el turco solo ha podido tener contacto con sus hijos y nietos desde la venta de su casa; la desesperación lo llevó a pedirle a las autoridades de su país que lo ayuden a encontrar una solución para su caso. 

(Foto: Unsplash)

Kayasan ha tenido poco contacto con su círculo social, pero lo que más le duele es no poder ver a sus nietos. Su esposa se quedó con el por un rato y salió negativa en su prueba de covid, lo mismo sucedió son su hijo con quien también pudo convivir por poco tiempo. 

Los doctores le explicaron que la leucemia ha debilitado mucho su sistema inmune y por ello, su organismo ha sido incapaz de deshacerse totalmente del virus. Él afirma haber seguir vivo por todas las medicinas que le han dado para reforzar sus sistema inmune, pero acepta que es un proceso muy duro. 

"Me recuperé, pero sigo teniendo restos del virus en mi organismo. Es la única explicación que me han dado para estos test positivos", dice Kayasan quien añade que no se ha podido vacunar debido a su situación. 

Sigue leyendo: 

Con información de: DW y Daily Sabah