Un nuevo estudio sugiere que el acoso y las agresiones sexuales en el ámbito laboral pueden aumentar el riesgo de padecer presión arterial alta y otras enfermedades cardíacas en las mujeres

La hipertensión es un importante factor de riesgo para las enfermedades del corazón, que son la primera causa de muerte en México y el mundo. Uno de cada cuatro mexicanos padece hipertensión arterial, en los hombres la prevalencia es de 24.9% y en mujeres 26.1%.

Hasta ahora, la violencia o el acoso sexual no están reconocidos como factores de riesgo de las enfermedades cardíacas, pero los resultados de este estudio sugieren que dichas situaciones pueden ser precursores de enfermedades cardíacas en mujeres.

Para aprender más de...Sobrevivientes de infarto con menos probabilidades de Parkinson: estudio

¿Qué son las ECV?
Las enfermedades cardiovasculares (ECV) ocurren en el sistema circulatorio, afectan las estructuras del corazón y le provocan daños. Son la principal causa de muerte en el mundo: 17 millones de personas al año. Son causadas por sedentarismo, abuso de sustancias nocivas, la diabetes y la obesidad.
(Foto: https://www.scientificanimations.com, Coronary Artery Disease, CC BY-SA 4.0)
Infarto al corazón (miocardio)
Se produce cuando ocurre un bloqueo de la sangre que va al corazón, órganos y tejidos debido a la acumulación excesiva de grasa y colesterol que tapan las arterias. Un infarto crea presión y dolor en el pecho y los brazos, náuseas o indigestión, fatiga y mareos.
(Foto: https://www.scientificanimations.com/, Types of Stroke, CC BY-SA 4.0)
Derrames cerebrales
Ocurre cuando el suministro de sangre que llega al cerebro se detiene, se detiene el oxígeno y las células mueren. Sus síntomas son: dificultad para hablar, parálisis y problemas de movilidad; se deben atender rápido para evitar daños cerebrales y discapacidades permanentes.
Hipertensión
Cuanta más sangre bombea el corazón y mientras más estrechas son las arterias, mayor será la presión arterial. No hay síntomas específicos, pero un chequeo de rutina la puede detectar. Puede causar: infartos, derrames cerebrales, insuficiencias cardíacas y demencia.
Angina de pecho
Es un dolor y presión fuerte en el pecho que ocurre cuando se reduce el flujo sanguíneo al corazón por el exceso de grasa en las arterias. Esto es normal cuando se presenta al realizar un esfuerzo físico pero se vuelve preocupante cuando ocurre en reposo y dura varios minutos; de ser el caso, puede indicar el inicio de un ataque cardiaco.
Arritmia
Es un problema del ritmo cardíaco en el que el corazón puede latir muy rápido (taquicardia) o bradicardia (muy lento). Sus síntomas son: falta de aire, mareos, desmayos y dolor en el pecho. De no ser atendida con rapidez puede provocar un paro respiratorio o cardíaco y la muerte.
Insuficiencia cardíaca
El corazón es incapaz de bombear la cantidad necesaria de sangre para el correcto funcionamiento del cuerpo. Sus síntomas son: cansancio repentino, sensación de ahogo durante el reposo, tos seca y persistente y desmayos. La IC es la primera causa de hospitalización en personas mayores de 65 años.

(Foto: Unsplash)

Hipertensión en mujeres relacionada con el acoso y la agresión sexual 

Rebecca Lawn, autora del estudio e investigadora de la Escuela de Salud Pública de Harvard, dijo sobre el estudio que "reducir la violencia sexual contra las mujeres, que es importante por sí misma, también puede proporcionar una estrategia para mejorar la salud cardiovascular de las mujeres a lo largo de su vida."

Para el estudio se realizó un seguimiento de siete años, de 2008 a 2015, de más de 33 mil mujeres con una edad media de 53 años en un estudio de salud en curso en Estados Unidos. Al principio, ninguna tenía antecedentes de hipertensión arterial, pero aproximadamente una de cada cinco había desarrollado hipertensión al final del seguimiento.

Los resultados también mostraron que, a lo largo de su vida, el 23% de las mujeres había sido víctima de una agresión sexual, el 12% había sufrido acoso sexual en el lugar de trabajo y el 6% había sufrido ambas cosas.

En comparación con las que no tenían antecedentes de agresión o acoso sexual, el riesgo de padecer hipertensión arterial era un 21% mayor entre las mujeres que habían sufrido ambas cosas; un 15% mayor entre las que habían sufrido acoso sexual en el lugar de trabajo; y un 11% mayor entre las víctimas de agresión sexual.

(Foto: Unsplash)

Violencia sexual no está reconocida como factor de riesgo a la salud 

 Los resultados del estudio se publicaron en la revista Journal of the American Heart Association. Lawn dijo que si bien es ampliamente conocido el hecho de que en el ámbito laboral se reportan muchas expresiones de violencia sexual en forma de agresión sexual y acoso, éstas no están reconocidas como factor que contribuye a la salud cardiovascular de las mujeres

Los investigadores no encontraron un mayor riesgo de presión arterial alta entre las mujeres que tenían un historial de otros tipos de trauma y no de violencia sexual. Esto sugiere que el aumento del riesgo de presión arterial alta no parece estar asociado con toda la exposición al trauma, añadió Lawn. 

La Encuesta nacional sobre la dinámica de las relaciones en los hogares más reciente del INEGI mostró que el 27 % de las mujeres encuestadas dijeron que habían sufrido violencia por razones de género en el trabajo.

Asimismo, la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México publicó el Diagnóstico de hostigamiento sexual y acoso sexual de 2015-2018, donde se encontró que de enero de 2016 a septiembre de 2018, se registraron 399 casos de hostigamiento o acoso sexual, presentados por 402 víctimas. 

Sigue leyendo: 

Con información de: Web MD, INSP, INEGI, CNDH