Las personas afectadas por el síndrome de Tourette presentan movimientos repetidos y sonidos involuntarios (tics) que no pueden ser controlados con facilidad. Su tratamiento en muchas ocasiones implica procedimientos que pueden causar efectos secundarios, pero ahora se descubrió uno que no lo hace: ecopipam.

El ecopipam es definido por el portal ClinicalTrials del gobierno de Estados Unidos como un antagonista selectivo de los receptores tipo D1 que puede ayudar a las personas afectadas por el síndrome de Tourette y aquí te decimos cómo puede hacerlo.

¿Qué implica el síndrome de Tourette y cómo puede ayudar el ecopipam?

De acuerdo con Mayo Clinic, el síndrome de Tourette es más común en los hombres que en las mujeres y los varones tienen entre 3 y 4 veces más posibilidades de padecerlo.

Entre los síndrome de Tourette se encuentran:

  • Tics simples: Parpadeo de ojos, Sacudir la cabeza, Encoger los hombros, Retorcer la nariz, Hacer movimientos con la boca
  • Tics complejos: Tocar u oler objetos, repetir movimientos que se observan, caminar de acuerdo con un patrón determinado, hacer gestos obscenos, girar o inclinarse, saltar

La Clínica Mayo señala que todavía no se conoce la causa exacta del síndrome de Tourette, pero es un trastorno complejo que, quizá, se desencadena por una combinación de factores heredados (genéticos) y ambientales.

Algunos de los factores de riesgo del síndrome de Tourette son:

  • Antecedentes familiares: Si tus parientes tienen Tourette, es más probable que lo puedas padecer
  • Sexo: Es más común en hombres

Los especialistas detallan que con el ecopipam pudieron ver una reducción del 30% en la puntuación de severidad de los tics desde el comienzo de los ensayos hasta la semana 12 en comparación con el grupo administrado con placebo.

Por su parte, los efectos secundarios más vistos fueron:

  • dolor de cabeza (15.8%)
  • insomnio (14.5%)
  • fatiga (7.9%)
  • somnolencia (7.9%)