Los problemas neurológicos por covid-19 duran más de un año y no meses, como se creía antes.

De acuerdo con una investigación publicada en The Lancet, las personas que se han infectado pueden tener un mayor riesgo de sufrir problemas neurológicos y psiquiátricos hasta dos años después.

Para aprender más de...¿Cómo identificar una baja salud mental?

¿Qué es la baja salud mental?
De forma sencilla, la baja salud mental es cuando carecemos o no tenemos la salud que queremos tener a nivel mental. Es la razón de que encontremos complicado manejar la forma en que reaccionamos, pensamos y nos sentimos en relación a lo que nos sucede. Una baja salud mental no significa tener una enfermedad mental, pero sí que debemos trabajar en cuidar nuestra mente para sanarnos.
(Información de Change your Mind, Mind.)
¿Cómo detectar una baja salud mental?
Los problemas de salud mental pueden verse diferentes, pues pueden tener síntomas o señales diferentes (como problemas de sueño o alimentación, pérdida de interés, pensamientos negativos, cambios de humor extremos, etc.), pero además de esos, los expertos indican que una baja salud mental puede detectarse incluso con otras 5 señales, que a continuación te describiremos.
Agotamiento constante.
Si bien estar cansado puede ser por muchas causas, si el cansancio no corresponde a falta de horas de sueño o problemas físicos, podría ser porque nuestra mente está afectada, lo que genera una sensación de apatía o agotamiento en general.
(Información de: Psicología y Mente.)
Desorden y desorganización.
Como explica un artículo de Psicología y Mente, nuestro entorno puede ser un reflejo de nuestra mente, e igual sucede con el caos. Usualmente, las personas que tienen desordenado o desorganizados sus espacios, pueden sentirse desorganizados mentalmente.
Procrastinación.
El profesor Tim Pychyl, profesor de Psicología en la Universidad Carleton, en Canadá, ha explicado que la procrastinación es un problema de regulación de emociones, ya que según una investigación que realizó en 2013, arrojó que procrastinar es resultado de enfocarse más en resolver los estados de ánimo negativos que en dedicarse a resolver una tarea.
(Información de: New York Times.)
Somatización.
Somatizar es la acción de llevar los problemas que se encuentran en la mente, al cuerpo; es transformar malestares emocionales a malestares físicos. Las afectaciones físicas (como dolores de estomago, problemas estomacales, dolores de cabeza, fatiga crónica), que no tienen explicación o causas orgánicas, son derivadas de altos niveles de estrés psicosociales no resueltos.
(Información de: revista Clínica de Medicina de Familia, Scielo.)
Enojo o irritabilidad constante.
Existe una gran probabilidad de que te encuentres molesto y enfadado casi todo el tiempo con el mundo que te rodea y/o las personas si tu salud mental no es la más óptima. Cuando una persona se encuentra muy agresiva o irritable sin causa aparente, podría ser una señal de depresión, ansiedad, estrés excesivo, o de problemas de manejo de las emociones.
(Información de: AARP, Psicología y Mente.)

Problemas neurológicos por covid-19: ¿Hasta dónde llega el virus?

La principal novedad de esta investigación sobre problemas neurológicos por covid-19 fue el tiempo de seguimiento que se le dio a los pacientes, pues en estudios previos se les siguió por algunos meses y ahora se decidió ver lo que sucedía años después.

Se extrajeron datos de la red de registros médicos electrónicos TriNetX, que es una red internacional de datos no identificados de registros de atención médica, de aproximadamente 89 millones de pacientes recopilados de proveedores hospitalarios, de atención primaria y expertos.

Los datos fueron principalmente de Estados Unidos, pero también se incluyeron cifras de otras naciones, como: 

  • Australia
  • Reino Unido
  • España
  • Bulgaria
  • India
  • Malaysia
  • Taiwán

“Pudimos ver que los riesgos de déficit cognitivo (conocido como niebla mental), demencia, trastornos psicóticos y epilepsia o convulsiones seguían incrementándose al final del período de seguimiento de 2 años”, explicaron los expertos.

Los adultos no fueron los únicos afectados

En la investigación sobre problemas neurológicos por covid-19 se pudo ver que los adultos no fueron los únicos afectados y en los niños también se pudieron ver consecuencias.

“Los niños no tenían un mayor riesgo de modificaciones en el estado de ánimo o trastornos de ansiedad, pero sí un mayor riesgo de déficit cognitivo, insomnio, hemorragia intracraneal, accidente cerebrovascular isquémico, trastornos de los nervios, raíces y plexos nerviosos, trastornos psicóticos, y epilepsia o convulsiones”, abundaron los especialistas.

¿Qué quiere decir esto? Que se encontraron diferencias importantes en las trayectorias de los riesgos dentro de los primeros 2 años después del diagnóstico y que los perfiles de riesgo y las trayectorias varían en los niños en comparación con los adultos y las personas de la tercera edad.