¿Qué es y para qué sirve la loratadina? Es un medicamento de venta libre que se usa para aliviar los síntomas de la fiebre de heno y otras alergias. El fármaco ayuda a mejorar los estornudos, la secreción nasal y la picazón de ojos, nariz y garganta y también para aliviar el sarpullido.

La loratadina es un medicamento antihistamínico, lo que significa que su función es bloquear la histamina, que es una sustancia en el cuerpo que provoca los síntomas de alergia.

¿Cuándo se debe tomar la loratadina?

La loratadina se toma por vía oral, en forma de tabletas, pastillas efervescentes y jarabe. Usualmente se toma una vez al día sin necesidad de consumir alimentos forzosamente.

(Foto: Quéfarmacia)

Este medicamento no sirve para tratar el sarpullido con moretones o ampollas que tengan un color inusual o que no pique. Asimismo, se debe detener la ingesta si la urticaria no mejora durante los primeros 3 días o si dura más de un mes y medio. En estos casos, se recomienda acudir al doctor.

¿Qué personas no pueden tomar loratadina?

Antes de ingerir el medicamento es necesario acudir a un doctor para verificar que no tengas alergias a la loratadina o cualquiera de sus ingredientes. También debes informar al doctor qué otros medicamentos o suplementos tomas.

Debes informar a tu doctor si tienes o has tenido asma o alguna enfermedad de los riñones o el hígado. De igual forma, debes avisar si estás embarazada, planeas quedarte embarazada o si estás en periodo de lactancia.

Si padeces fenilcetonuria, una enfermedad en la que se debe seguir una dieta especial para evitar complicaciones del cerebro, es necesario que sepas que algunas marcas de tabletas pueden contener aspartamo.

(Foto: Pixabay)

¿Cuáles son los efectos secundarios de la loratadina?

  • dolor de cabeza
  • boca seca
  • sangrado de nariz
  • dolor de garganta
  • aftas en la boca
  • dificultad para conciliar el sueño o mantenerse dormido
  • nerviosismo
  • debilidad
  • dolor de estómago
  • diarrea
  • ojos rojos o con picazón
  • sarpullido
  • urticaria
  • picazón
  • inflamación de los ojos, el rostro, los labios, la lengua, la garganta, los brazos, las manos, los pies, los tobillos o la parte inferior de las piernas
  • ronquera
  • dificultad para respirar o tragar
  • sibilancias

SIGUE LEYENDO:

(Con información de Medline Plus)