Si crees que la atención médica por sí misma va a frenar la diabetes, estás muy equivocado. De acuerdo con especialistas, el que vayas al hospital o con el médico a tratarte la enfermedad no va a reducir la velocidad de propagación, pues más que una llamada de auxilio, se necesita un cambio general.

Durante los últimos 50 años, los avances médicos han llevado a que haya una mayor comprensión de las causas de la diabetes tipo 2 y a que haya una gran cantidad de nuevas herramientas para su control. Sin embargo, mejores tratamientos no han podido hacer tanto para detener el incremento de la enfermedad.

¿Qué se necesita hacer para detener el avance de la diabetes?

Los investigadores que estudian la diabetes tipo 2 han llegado a una conclusión contundente: no hay hasta el momento ningún dispositivo o fármaco lo suficientemente fuerte como para contrarrestar los efectos de la pobreza, la contaminación, el estrés, un sistema alimentario defectuoso, ciudades difíciles de recorrer a pie y acceso desigual a la salud.

En palabras del doctor y profesor de medicina en la Universidad de California en San Francisco, Dean Schillinger, toda nuestra sociedad está perfectamente diseñada para crear diabetes tipo 2.

Schillinger explica para el New York Times que necesitamos cambiar eso y por ello hace un llamado a que se reformule la epidemia de diabetes como un problema mayor, que involucre:

  • Social
  • Económico
  • Ambiental

Para aprender más de...5 acciones para prevenir la diabetes de forma natural

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta a millones de personas en todo el mundo. Los casos en los que no hay control pueden causar ceguera, disfunción renal, enfermedad cardíaca y otras afecciones graves
2. Hacer ejercicio regularmente
El ejercicio aumenta la sensibilidad de las células a la insulina. Al realizar actividad física se requiere menos insulina para mantener tus niveles de azúcar en la sangre bajo control.
3. Bajar de peso si tiene sobrepeso y obesidad
Aunque no todas las personas que desarrollan diabetes tipo dos tienen sobrepeso u obesidad, la mayoría sí lo tienen.
El exceso de grasa visceral promueve la inflamación y la resistencia a la insulina, esto aumenta significativamente el riesgo de diabetes.
4. No fumar o dejar de hacerlo
Fumar ha demostrado causar o contribuir con muchas afecciones de salud graves, incluyendo la enfermedad cardíaca, enfisema y cánceres de pulmón, de mama, de próstata y del tracto digestivo.
Un estudio siguió el riesgo de diabetes en fumadores masculinos de mediana edad, después de que dejaron de fumar. Su riesgo se redujo 13 por ciento después de cinco años, y después de 20 años ellos tenían el mismo riesgo que las personas que no habían fumado nunca.
5. No llevar una vida sedentaria
Si quieres prevenir la diabetes, es fundamental que evites ser sedentario. Si tienes poca o ninguna actividad física y te sientas durante la mayor parte del día, tendrás un estilo de vida sedentario.
Estudios observacionales han demostrado un vínculo consistente entre el comportamiento sedentario y el riesgo de padecer diabetes.
(Con información de: Mayo Clinic y Medlineplus)

Por ello, ofrece una serie de soluciones detalladas contra la diabetes, que van desde la mejora en el acceso a alimentos saludables y agua limpia hasta repensar los diseños de comunidades, viviendas y redes de transporte.

Schillinger apunta que se trata de subsidios federales masivos que respaldan la producción de ingredientes utilizados en alimentos de bajo costo, de alto contenido energético, ultraprocesados y cargados de azúcar, además de:

  • comercialización sin restricciones de comida chatarra para los niños
  • expansión suburbana que exige conducir en lugar de caminar o andar en bicicleta