Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

“Con la hipertensión tienes que acostumbrarte a vivir con ello"

Se estima que uno de cada cuatro mexicanos padece hipertensión arterial, aunque en muchos casos, no lo saben porque no tienen síntomas

SUSANA CARRASCOMay 16, 2022 
Tiempo de lectura: 14 mins.
Foto: Especial

Lo + leído

Luis tiene 33 años y desde hace poco más de dos fue diagnosticado con hipertensión. “Me sentía mareado y con dolor de cabeza, ya tenía un rato así, varias semanas en realidad, así que fui al médico, pero no me esperaba tener la presión alta”, cuenta en entrevista con SuMédico.

Para Luis, fue muy difícil aceptar su diagnóstico, pues asegura que nunca antes tuvo una enfermedad crónica como la hipertensión.

“Primero no aceptaba mi diagnóstico, yo creía que era algo pasajero, que solo me cuidaría un par de meses y ya estaría bien. No me consideraba hipertenso, pero fui entendiendo que no era así de fácil”, señala.

Su caso no es único, pues muchas veces la enfermedad puede estar presente sin darnos cuenta, hasta que otra enfermedad causa complicaciones. Tal fue el caso de Ramón, quien a sus 50 años y después de padecer covid-19, fue diagnosticado con hipertensión.

“Me enfermé de covid-19 en abril de 2020, en mayo descubrí que tenía mi azúcar muy elevada y en junio o julio me diagnosticaron con hipertensión”, relata.

Ramón no se considera una persona muy atlética, pero antes del covid-19 no estaba enfermo de nada.” Cuando me contagié, iba a mis consultas cada dos semanas y los médicos detectaron que mi presión estaba muy elevada. Después de eso, me dijeron ‘tienes un problema de presión alta, te vamos a medicar’”, agrega.

Cada 17 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Hipertensión, una enfermedad que, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT), tiene una prevalencia en México del 30.2%. Además, se ha mantenido entre las primeras nueve causas de muerte en México y en los últimos seis años, la tasa de mortalidad por esta causa se ha incrementado 29.9%. 

Asimismo, el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), asegura que uno de cada cuatro mexicanos padece hipertensión arterial; en los hombres la prevalencia es de 24.9% y en mujeres 26.1%.

¿Qué es la hipertensión?

El doctor Octavio Alberto Medel Jiménez, cardiólogo del Hospital Juárez de México adscrito al servicio de cardiología clínica en la consulta externa y hospitalización, explica a SuMédico que la hipertensión es una enfermedad crónica y degenerativa en la que la presión arterial se eleva arriba de los rangos normales. 

(Foto: Dr. Octavio Alberto Medel) 

“Las cifras normales de presión arterial son de, en promedio, 130/90 mmHg; para decir que tenemos hipertensión la cifra debe estar arriba de 140 en la presión sistólica y arriba de 90 en la diastólica”, detalla el experto.  

La hipertensión es una enfermedad multifactorial, influyen la genética o tener familiares hipertensos, pero también una dieta rica en sodio, sufrir obesidad y ser sedentarios y no hacer ejercicio. Otro factor importante es estar en constante estrés tanto psicológico como laboral.

“Estimamos que aproximadamente el 30% de la gente en México es hipertensa, pero hay que tener en cuenta la tendencia a que el paciente con sobrepeso tiene posibilidad de ser hipertenso y no saberlo”, alerta el cardiólogo.

Por otra parte, señala que hasta un 50% de la gente que lo padece es totalmente asintomática y el otro 50% sí puede llegar a tener algún tipo de sintomatología como dolor de cabeza, mareo o sensación de que se mueve el piso. En casos más severos, hay dolor de cabeza más intenso, visión borrosa o ver lucecitas y tener zumbido de oídos. 

(Foto: Pexels) 

“Hay gente que tiene cifras súper altas y no siente nada, está totalmente asintomática y eso es importante porque mucha gente camina con cifras muy altas y con mucho peligro de tener problemas cardiovasculares”, subraya Medel.

“Con el tiempo entendí que no era algo pasajero”

Luis cuenta que el médico le explicó que la causa de su diagnóstico de hipertensión siendo tan joven es que tenía sobrepeso y no estaba haciendo ejercicio, tampoco tenía una buena dieta. Otro factor importante es su trabajo, que implica estar mucho tiempo sentado.  

Sin embargo, para él fue muy complicado aceptar que estaba enfermo, especialmente siendo tan joven.

“Empecé a hacer la dieta y me sentí mucho mejor, pero como no aceptaba lo que me estaba pasando, con el tiempo volví a los malos hábitos y me volví a sentir mal. Fue cuando me di cuenta de que no era pasajero”, relata.

Luis nunca había tenido una enfermedad donde el diagnostico sea permanente y por ello cuenta que ha tenido momentos en que se siente muy mal y le preocupa que la enfermedad empeore al grado de causarle un infarto si no se cuida lo suficiente.

“Estoy joven todavía y por lo mismo no me cae el veinte de tener una enfermedad como la hipertensión”, agrega. 

En el caso de Ramón, él asegura que por fortuna su enfermedad ha estado bastante controlada; no obstante, eso no le quita la preocupación por los riesgos que implica. 

“Nunca he sentido que se dispara. No conozco un síntoma de hipertensión. A pesar de ello, siento preocupación y no dejo de seguir tomando las pastillas para la hipertensión todos los días, porque sé que, si no lo hago, me va a ir muy mal”, dice.

La hipertensión puede afectar distintos órganos 

El doctor Medel asegura que los órganos blanco de la hipertensión son principalmente el cerebro y el corazón, por lo que puede ocurrir un accidente vascular cerebral. También se puede sufrir cardiopatía hipertensiva o desarrollar problemas a nivel del riñón que causan una falla renal como insuficiencia renal crónica.

“Al tener falla renal se eleva más la presión arterial y entramos en un ciclo vicioso que da lugar al síndrome cardio renal. Por otro lado, la hipertensión eleva las posibilidades de tener aterosclerosis o arterias tapadas que producen infarto cerebral o cardiaco”, puntualiza el experto.

Medel destaca que, aunque se cree que tener los ojos rojos es señal de hipertensión, es muy poca la posibilidad de que sea así.

“Tienes que acostumbrarte a vivir con la enfermedad y tenerle respeto” 

Para Luis, todo fue muy sorpresivo con la hipertensión, incluyendo el tratamiento, pues asegura que pensó que también sería pasajero. 

(Foto: Pixabay) 

“Empecé tomando media pastilla cada 24 horas y me la subieron a una pastilla diaria pero no la debo dejar de tomar, aunque me sienta bien. También tengo que checarme la presión cada cierto tiempo y estar en revisiones médicas”.   

Además, asegura que “cuando tienes hipertensión te tienes que acostumbrar a vivir con la enfermedad y tenerle cierto respeto”. Con el tiempo este paciente ha aprendido que debe cuidar no fallar con el medicamento, la dieta o el ejercicio, “porque es una enfermedad traicionera”. 

Con la hipertensión, ves la vida desde otra perspectiva 

Ramón asegura que “con la hipertensión tu calidad de vida se ve afectada, porque ya no eres una persona sana, ya estás en las estadísticas de enfermos crónicos y dependes de medicamentos para mantener cierta calidad de vida”.

Además, dice que se considera una persona enferma aunque no tenga síntomas, pues la enfermedad cambió su vida por completo. 

“Trato de mejorar mis hábitos en todos sentidos, comer mejor y evitar los excesos. También quiero empezar a hacer más ejercicio. Después del diagnóstico, ves la vida desde otra perspectiva, es cuando entiendes que tienes que cambiar porque si no te vas a morir. O cambias o cambias, así de sencillo”, puntualiza. 

(Foto: Pixabay) 

Para Luis también ha sido muy complicado adaptarse a los cambios en su estilo de vida, especialmente porque le costó trabajo aceptar que sufre de hipertensión.

“Yo no estaba preparado o acostumbrado a que me dijeran ‘esta enfermedad ya no se te va a quitar’. Prácticamente te dicen ‘vele pensando qué vas a hacer porque no se te va a quitar’. Eso ha sido lo más difícil en estos dos años”, asegura.   

El monitoreo de presión arterial es fundamental 

En personas hipertensas se va a requerir tratamiento con medicamento y éste no se suspende, de acuerdo con el doctor Medel. Podría llegar a bajarse las dosis con cambios saludables en el estilo de vida, pero difícilmente cuando la persona ya está diagnosticada puede dejar el tratamiento.

Se debe acudir al centro de salud cuando no hay una buena mejoría con un solo medicamento, pues el tratamiento se debe adaptar para un mejor control ya que podría tratarse de casos complicados o de difícil manejo.

Dependiendo del caso, se requieren hasta seis medicamentos

“Vemos que se requieren hasta seis medicinas para poder bajar razonablemente la presión arterial, pero esto pasa normalmente en pacientes que llevan mucho tiempo siendo hipertensos sin saberlo, lo que hace que se engruese la capa muscular de la arteria, se endurece y no es posible relajarla completamente con los medicamentos. Se tienen que usar muchos medicamentos para poder controlarlo”, alerta. 

La clave está en la prevención antes de llegar a las consecuencias de hipertensión severa, por ello, aunque no se tengan síntomas debe haber monitoreo de la presión antes de que pueda complicarse con otras enfermedades como la enfermedad renal crónica.

El cardiólogo del Hospital Juárez de México destaca que la presión se debe tomar en un paciente mientras está en reposo durante cinco minutos sin ningún tipo de estrés y sin haber consumido algún tipo de bebida energizante o con cafeína, porque “este tipo de bebidas elevan la presión arterial”.

Además, es importante una buena dieta baja en sodio, rica en potasio, en magnesio y en fibra, así como baja en carbohidratos y grasas. El ejercicio constante es fundamental, se recomiendan 150 minutos a la semana para poder tener una buena condición física que ayude a mantener el metabolismo adecuado.

“A veces le quiero echar la culpa al covid” 

Luis asegura que ha tenido crisis de hipertensión en las que sus síntomas empeoraron. Un episodio que recuerda ocurrió un domingo mientras estaba trabajando en casa.

“Sentí un dolor en el pecho, pero ya me venía sintiendo mal, aunque no le puse mucha atención. Ese día en la mañana sentí la molestia, pero se me quitó y comí algo muy grasoso en la tarde y el dolor empezó más fuerte. Además, estaba estresado y me empezó una molestia en el dedo meñique, no lo podía usar bien en la computadora. Ahí me puse nervioso, fui al médico y me dieron una pastilla”, relata.  

(Foto: Pexels) 

Le mandaron una dieta rigurosa y tuvo que comprarse un aparato para tomarse la presión seguido desde casa. “Todo el día estuve diciéndome ‘ahorita se me pasa’, pero no fue así”.

Los padres de Luis no tienen antecedentes de hipertensión, así que este joven considera que su ritmo de vida fue lo que favoreció su enfermedad, más que una cuestión hereditaria.

“A veces le quiero echar la culpa al covid y todos los cambios que tuvimos, pero la verdad es que los síntomas llegaron antes de la pandemia y de contagiarme”, asegura.

¿El covid puede causar hipertensión?

Ramón fue diagnosticado con hipertensión poco después de contagiarse de covid y detalla que la explicación que le dieron los médicos es que el covid daña los pulmones y en su caso, el esfuerzo que implica respirar y que hace funcionar a los pulmones era extra y se estaban acelerando más de lo debido. 

“También me diagnosticaron con diabetes y ahí los síntomas empezaron con visión borrosa de lejos y luego de cerca; sin embargo, con la hipertensión no tuve síntomas muy evidentes, solo recuerdo que latía muy acelerado mi corazón, aunque yo lo relacioné solo con ansiedad por la pandemia. De ahí en fuera no tuve ningún otro síntoma”, recuerda. 

La genética no estaba muy a su favor, pues asegura que su mamá tenía diabetes y además tiene un par de hermanos con la enfermedad.

“Muchas de estas enfermedades son asintomáticas, no sientes nada, tu vida está normal y de repente te diagnostican, por eso el tema de la prevención y los chequeos es muy importante”, señala Ramón.

¿Hay relación con el covid-19? El experto del Hospital Juárez de México detalla que han visto pocos pacientes que presentaron hipertensión con el coronavirus y de ellos, asegura que la mayoría ya lo tenían previamente y no lo sabían, “porque es una enfermedad silenciosa. Lo que si vimos es una relación con problemas del corazón”.

Debemos estar preparados para otras pandemias

El doctor Medel señala que debemos buscar más educación en salud para poder tomar las riendas de nuestra vida, pues con la pandemia vieron muchos pacientes que se complicaron por tener obesidades muy importantes, hipertensión y diabetes totalmente descontrolados.

“A ellos les iba peor que a los pacientes que no tenían este tipo de enfermedades crónicas. También fueron quienes tuvieron más decesos. Debemos estar preparados para otras pandemias”, dice el cardiólogo.

En ese sentido, el experto destaca la importancia del monitoreo de presión arterial que debe hacerse a partir de los 30 a 40 años, que es cuando pueden empezar los casos de hipertensión sin saberlo. Si se tienen factores de riesgo, se debe tomar la presión una vez a la semana, si no, una vez al mes es suficiente.  

“Actualmente hay muy buenos manómetros para tener en casa y llevar un buen control de la presión arterial”, indica.

La hipertensión no se cura, solo se controla 

 “Desgraciadamente nos fue mal como país con la pandemia de covid, pues llegó en un momento en que tenemos serios problemas de sobrepeso y obesidad, diabetes e hipertensión. Podemos tomar la rienda para bajar esos factores de riesgo y que las enfermedades no nos agarren desprevenidos nuevamente”, agrega.

(Foto: Pixabay) 

En el Hospital Juárez de México existe la Clínica de Enfermos Crónicos, encaminada a tratar de prevenir complicaciones más serias de enfermedades crónicas que ya se tienen, como diabetes, hipertensión o altos niveles de colesterol y triglicéridos. 

Sin embargo, desde el punto de vista del experto, disminuir los casos de hipertensión requiere del trabajo de la población en general, para mantener con hábitos saludables, lo mínimo necesario para una presión adecuada. En caso de ya ser diagnosticados no se deben suspender los tratamientos médicos que ya se tienen.

“Tenemos que ser muy cuidadosos y conscientes de que es una enfermedad que no se cura, solo se controla”, concluye Medel. 

Trivia

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda