Las lombrices intestinales a veces pueden pasar desapercibidas, y según especialistas, en muchos casos las personas desconocen que padecen de esta infección. Y tú, ¿sabes si tienes lombrices intestinales? Estos son los síntomas que debes conocer para averiguarlo.

Incluso si puede parecer poco relevante, los médicos informan que detectarlas a tiempo podría ayudar a tratarlas de forma más efectiva y así evitar complicaciones más graves a la salud.

(foto: freepik)

Tener lombrices, es tener una infección intestinal

Tener lombrices, como se conoce comúnmente, es en realidad una condición médica conocida como parasitosis intestinal o infección intestinal por parásitos, y sucede cuando nuestro intestino (y no nuestro estómago), funciona como hogar y comedor para las lombrices (parásitos).

De forma común, estas infecciones ocurren cuando consumimos líquidos o comida contaminada con huevos o larvas de las lombrices, que posteriormente se resguardarán en nuestros intestinos (no en el estómago), donde buscarán sobrevivir y obtener nutrientes.

Las lombrices en los intestinos (o parasitosis intestinales), en realidad pueden ser diferentes, y el tipo de infección variará dependiendo de qué tipo de lombriz hemos tenido la mala fortuna de toparnos; entre las infecciones más comunes están:

  • La ascariosis, causada por un nemátodo llamado Áscaris, y que es la que de forma más común suele tener el título coloquial de lombrices intestinales.
  • Infecciones por tenias, o sea, la famosa lombriz solitaria (o simplemente "la solitaria"). Esta ocurre cuando una persona consume líquidos o alimentos que están contaminados con el gusano o sus huevos.
  • Infección por oxiuros, que es mucho más común en niños en edad escolar, y es la responsable de causar picazón en la zona anal, ya que es ahí donde el parásito hembra coloca sus huevecillos.
  • Giardiasis, causada por un parásito llamado Giardia, se contrae principalmente por consumir agua contaminada, y es más común en niños.

(foto: freepik)

Estos son los síntomas que alertan de infección por parásitos 

Los expertos aseguran que, aunque pueda parecer raro, no todas las personas que tienen lombrices intestinales presentan síntomas, o si ocurren, suelen ser muy leves o se asocian a otro tipo de condición médica, como intolerancia a alimentos.

En otros casos, es posible que las lombrices intestinales causen síntomas más notorios solo cuando han alcanzado un gran tamaño o una gran cantidad dentro de nuestros intestinos, como suele ocurrir con las ascariosis o la infección por oxiuros.

Sin embargo, los especialistas indican que para detectar o saber si tenemos lombrices intestinales, tanto en niños o en adultos, hay que prestar especial atención a algunos síntomas y signos que generalmente pueden presentarse y no deben pasar desapercibidos:

  • Falta de apetito o exceso de hambre.
  • Estreñimiento.
  • Mal aliento.
  • Diarreas, que pueden ser en períodos.
  • Comezón en la zona anal.
  • Rechinar los dientes al dormir o tener dificultades para hacerlo (principalmente causado por oxiuros).
  • Malestar estomacal.
  • Reflujo y acidez estomacal.
  • Intolerancia irregular a alimentos: es decir, algunos se toleran un día, y al siguiente causan malestar.
  • Problemas para aumentar de peso o pérdida repentina de este.
  • Problemas en la zona íntima femenina (como secreción vaginal o comezón).

(foto: freepik)

Además, considera estos puntos

Tener lombrices intestinales puede ser un problema muy molesto, y en algunos casos, cuando no son tratadas y eliminadas a tiempo, podría causar complicaciones y problemas de salud más graves, por lo que los expertos dan las siguientes recomendaciones

  • Las parasitosis intestinales sí pueden tratarse, pero lo ideal es evitarlas.
  • También es sumamente importante detectar a tiempo las parasitosis intestinales para tratarlas adecuada y efectivamente, y evitar complicaciones.
  • Las personas se tienen que desparasitar dos veces al año.
  • Todas las personas que vivan en un mismo hogar deben desparasitarse al mismo tiempo.
  • Posterior a una desparasitación, procura lavar correctamente tu ropa y la ropa de cama, para evitar posibles re-contaminaciones, como puede ocurrir con los oxiuros.
  • Hay que tener mucho cuidado con lo que consumimos, y evitar comer en la calle en la medida de lo posible.

(Con información de: MayoClinic, Kids Health, Policlínica Metropolitana.)