Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Amigdalitis, más frecuente en niños

Esta infección en las anginas aumenta en invierno debido a las bajas temperaturas y en verano por el aumento de polvo.

RedacciónNov 20, 2012 
Tiempo de lectura: 3 mins.

Lo + leído

Las amígdalas también llamadas anginas nos ayudan a defender el organismo de infecciones graves, pero en ocasiones, estos órganos que se encuentran en la parte posterior de la lengua y pegados a la garganta, llegan a inflamarse y colorearse de rojo, características que indican que se encuentran en un punto sensible, y que una infección las ha atacado, es decir la amigdalitis.

Las bacterias y los virus son los responsables de que las anginas se infecten y por lo tanto, es susceptible de contagiar a otras personas a través de la tos, los estornudos y por contacto directo con otras personas.

Los niños entre seis y 12 años son quienes más se enferman, aunque los adultos y los niños menores no están exentos de contraer la enfermedad.

Los casos de amigdalitis son mucho más frecuentes durante la temporada invernal, aunque se presentan todo el año, durante el verano uno de los factores es la propagación de polvo.

Es posible diagnosticar la amigdalitis porque el paciente presenta:

Para sanar, es necesario que el paciente permanezca en casa y en reposo hasta que los síntomas hayan mejorado. En caso de ser infantes no deben acudir ni a la escuela ni a la guardería para que no se propague más la enfermedad entre los demás niños.

Para lograr la pronta mejoría es necesario:

  • Aplicar compresas de agua tibia para calmar la fiebre
  • Consumir mucho líquido y alimentarse con comida nutritiva
  • Tomar frecuentemente la temperatura
  • Reposar, esto ayuda a sanar con mayor velocidad
  • Tener un humificador en la habitación para que la garganta se mantenga hidratada.
  • Lávate las manos constantemente mientras estés en contacto con tu niño enfermo.
  • Ayúdale a reducir la fiebre y el malestar con medicamentos aptos para su edad como motrin, un fármaco diseñado para niños de seis meses en adelante.

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda