Johnson & Johnson, la empresa multinacional estadounidense que fabrica dispositivos médicos y productos farmacéuticos, y otros tres grandes distribuidores finalizaron este viernes los acuerdos legales sobre su papel en la crisis de adicción a los opiáceos y se comprometieron a pagar 26 mil millones de dólares a los estados afectados en Estados Unidos

Con esto, miles de gobiernos locales así como estados dan por finalizadas sus demandas contra las compañías y prometen no volver a tomar acciones legales en el futuro. El objetivo es que ese dinero se reparta a comunidades en todo el país para tratamientos de adicciones, servicios de prevención y otras necesidades para encarar la epidemia de opioides en Estados Unidos que ha dejado más de 500 mil muertos

En conjunto, los acuerdos son los mayores hasta la fecha entre todos los casos relacionados con los opioides que se han producido en todo el país. Se espera que proporcionen un impulso significativo a los esfuerzos destinados a revertir la crisis en lugares que han sido devastados por ella.

(Foto: Unsplash)

Acusados por crisis de opioides en EU, J&J pagará 26 mil millones 

Según Mayo Clinic, los opioides son medicamentos que ayudan a controlar el dolor agudo. Los opioides son un grupo amplio de medicamentos analgésicos que interactúan con los receptores de opioides de las células. Éstos pueden estar hechos de amapola real, como la morfina, o sintetizar en un laboratorio, como el fentanilo.

Cuando los opioides se distribuyen por la sangre y se unen a los receptores de opioides en las neuronas cerebrales, las células liberan señales que amortiguan tu percepción del dolor y aumentan la sensación de placer.

Las cuatro compañías demandadas son la farmacéutica Johnson & Johnson y tres distribuidoras, Cardinal Health, AmerisourceBergen y McKesson. Por ley los distribuidores están obligados a supervisar las cantidades de envíos de medicamentos y están acusados de hacer la vista gorda por dos décadas mientras farmacias de todo el país ordenaron millones de píldoras para sus comunidades. 

Por su parte, J&J, que suministra materiales de opioides a otras compañías y que hizo sus propios parches de fentanilo (sustancia altamente adictiva) para pacientes con dolor crónico, está acusado de restar importancia a las propiedades adictivas de sus productos y no comunicarlas con transparencia a doctores y pacientes. 

(Foto: Unsplash)

Opioides causan adicción, y han provocado sobredosis de 500 mil personas

De acuerdo con datos federales rescatados por el New York Times, desde 1999 han muerto más de 500 mil personas por sobredosis de opioides recetados o ilegales. 

En dosis más bajas, los opioides pueden provocar somnolencia, pero las dosis más altas pueden disminuir la frecuencia cardíaca y respiratoria, lo que podría causar la muerte. Además, debido a la sensación de placer que provoca tomar opioides, es posible que se genere una adicción, explica Mayo Clinic.

Johnson & Johnson, AmerisourceBergen, Cardinal Health y McKesson anunciaron el acuerdo de conciliación el año pasado, pero estaba supeditado a la participación de una masa crítica de gobiernos estatales y locales que debían comprometerse a no tomar acciones legales en el futuro. 

El viernes era la fecha límite para que las empresas anunciasen si consideraban que un número suficiente de gobiernos se había comprometido a participar en el acuerdo y a renunciar al derecho a demandar. Las cuatro empresas notificaron a los abogados de los gobiernos implicados en el caso que se habían alcanzado el objetivo, por lo que está previsto que el dinero llegue a las comunidades en abril. 

(Foto: Unsplash)

Víctimas de adicción no recibirán nada de dinero

"Nunca vamos a tener suficiente dinero para curar inmediatamente este problema", dijo Joe Rice, uno de los principales abogados que representaron a los gobiernos locales en el litigio que condujo al acuerdo. "Lo que intentamos es dar a muchas comunidades pequeñas la oportunidad de intentar cambiar algunos de sus problemas".

De los 26 mil millones de dólares que las cuatro empresas deberán pagar, una gran parte será destinada para hacer frente a la epidemia; las víctimas o supervivientes de la adicción a los opioides no recibirán nada del dinero.   

Sin embargo, para Kathleen Noonan, jefa ejecutiva de la Coalición de Proveedores de Servicios de Salud de Camden, una parte del dinero del acuerdo debería utilizarse para proporcionar vivienda a las personas con adicciones que no tienen hogar. 

Mientras tanto, otros gobiernos locales y estatales como el de Camden, Broward o California planean usar el dinero para campañas de educación pública para advertir sobre los peligros de los opioides, capacitación y despliegue de consejeros y trabajadores sociales, pagar por medicamentos contra la adicción y que revierten la sobredosis y poner más camas en centros de desintoxicación

Las sobredosis en Estados Unidos se dan en gran parte por la propagación del fentanilo y otros opiáceos sintéticos producidos ilícitamente, por lo que expertos en salud pública instan a los gobiernos a utilizar el dinero para garantizar el acceso al tratamiento de las personas con adicciones, así como la necesidad de financiar programas de eficacia probada, recopilar datos sobre sus esfuerzos y poner en marcha iniciativas de prevención dirigidas a los jóvenes, todo ello centrándose en la equidad racial.

En el acuerdo, 590 millones de dólares serán destinados a las tribus nativas americanas reconocidas a nivel federal. 

Johnson & Johnson tiene 10 años para pagar su parte de 5 mil millones de dólares. Los distribuidores AmerisourceBergen, Cardinal Health y McKesson, acordaron pagar su parte combinada de 21 mil millones de dólares en 18 años.

Sigue leyendo: 

Con información de: The Guardian, NYT, Mayo Clinic