Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Pareja
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Estrés

RedacciónJun 30, 2016 
Tiempo de lectura: 9 mins.

Lo + leído

 

Definición



El estrés puede provenir de cualquier situación o pensamiento que lo haga sentir a uno frustrado, furioso o ansioso. Lo que es estresante para una persona no necesariamente es estresante para otra.


La ansiedad es un sentimiento de recelo o de miedo. La fuente de este desasosiego no siempre se sabe o se reconoce, lo cual puede aumentar la angustia que uno siente.



 


Síntomas



El estrés es una parte normal de la vida de toda persona y en bajos niveles es algo bueno, ya que motiva y puede ayudar a las personas a ser más productivas. Sin embargo, el exceso de estrés o una respuesta fuerte al estrés es dañina. Esto puede predisponer a la persona a tener una salud general deficiente, al igual que enfermedades físicas y psicológicas específicas como infección, enfermedad cardíaca o depresión. El estrés persistente e inexorable a menudo lleva a que se presente ansiedad y comportamientos nocivos como comer demasiado o consumir alcohol o drogas.


Los estados emocionales como aflicción o depresión y problemas de salud como la hiperactividad de la tiroides, bajo nivel de azúcar en la sangre o un ataque cardíaco también pueden causar estrés.


La ansiedad usualmente se presenta acompañada de diversos síntomas físicos tales como:



  • Fasciculaciones o temblores

  • Tensión muscular, dolores de cabeza

  • Sudoración

  • Resequedad en la boca, dificultad para deglutir

  • Dolor abdominal (puede ser el único síntoma de estrés especialmente en un niño)


Algunas veces, otros síntomas acompañan a la ansiedad:



  • Mareo

  • Frecuencia cardíaca rápida o irregular

  • Respiración rápida

  • Diarrea o necesidad frecuente de orinar

  • Fatiga

  • Irritabilidad, incluyendo pérdida del temperamento

  • Dificultad para dormir y pesadillas

  • Disminución de la capacidad de concentración

  • Problemas sexuales


Los trastornos de ansiedad son un grupo de afecciones psiquiátricas que involucran ansiedad excesiva e incluyen: trastorno de ansiedad generalizada, fobias específicas, trastorno obsesivo-compulsivo y fobia social.


Cocaína

  • Remedios para el resfriado

  • Descongestionantes

  • Pastillas para dietas

  • Nicotina

  • Medicamentos para la tiroides

  • Antidepresivos tricíclicos


  • Una dieta deficiente (por ejemplo, niveles bajos de vitamina B12) también puede contribuir al estrés o a la ansiedad. La ansiedad por el desempeño es un tipo de ansiedad relacionada con situaciones específicas, como tomar un examen o hacer una presentación en público. El trastorno de estrés postraumático (PTSD, por sus siglas en inglés) se desarrolla después de un evento traumático como la guerra, una agresión física o sexual o un desastre natural. Las personas con el trastorno de ansiedad generalizada experimentan preocupación o ansiedad casi constantes acerca de muchas cosas en más de la mitad de todos los días durante 6 meses. El trastorno o los ataques de pánico involucran un miedo inexplicable y repentino, respiración rápida y aumento de las palpitaciones.


    En casos muy poco comunes, un tumor de la glándula suprarrenal (feocromocitoma) puede ser la causa de ansiedad. Los síntomas son causados por una sobreproducción de hormonas responsables de los sentimientos de ansiedad.



    Cuidados en el hogar



    La solución más efectiva para un problema de ansiedad o estrés es encontrar y abordar su causa, aunque infortunadamente esto no siempre es posible. El primer paso consiste en hacer un inventario de los factores que usted piensa que podrían estar ocasionando el "exceso de estrés":



    • ¿Qué situación es la que le ocasiona mayor preocupación?

    • ¿Piensa en algo constantemente?

    • ¿Existe algo en particular que esté ocasionando tristeza o depresión?

    • Lleve un diario de las experiencias y pensamientos que parecen estar relacionados con la ansiedad. ¿Sus pensamientos le están agregando ansiedad en estas situaciones?


    Luego, encuentre a alguien confiable (amigo, miembro de la familia, vecino, clérigo) que lo escuche ya que, con mucha frecuencia, el simple hecho de hablar con un amigo o un ser querido es todo lo que se necesita para ayudar a calmar la ansiedad. La mayoría de las comunidades también cuentan con recursos como los grupos de apoyo y líneas de atención que pueden ayudar. Los trabajadores sociales, psicólogos y otros profesionales en salud mental con frecuencia se pueden requerir para la terapia y la medicación.


    Igualmente, encuentre formas sanas de hacerle frente al estrés. Por ejemplo:



    • Consuma una dieta balanceada y saludable y no coma en exceso.

    • Duerma bien.

    • Haga ejercicio regularmente.

    • Limite el consumo de cafeína y alcohol.

    • No consuma nicotina, cocaína ni otras drogas psicoactivas.

    • Aprenda y practique técnicas de relajación como fantasías guiadas, relajación muscular progresiva, yoga, tai chi o meditación. Ensaye con biorretroalimentación, utilizando un profesional certificado para empezar.

    • Tome descansos en el trabajo y asegúrese de mantener un balance entre las actividades recreativas y las responsabilidades. Asimismo, pase el tiempo con personas que usted disfrute.

    • Busque libros de autoayuda en la biblioteca o librería local.



     


     


     


    El médico puede ayudar a determinar si la ansiedad sería mejor evaluada y probablemente mejor tratada por un profesional en salud mental.


    Llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) si:



    • Presenta un dolor opresivo en el pecho, especialmente con dificultad respiratoria, mareo o sudoración. Un ataque cardíaco puede causar sensación de ansiedad.

    • Tiene pensamientos suicidas.

    • Presenta mareo, respiración rápida o latidos cardíacos rápidos por primera vez o es peor de lo usual.


    Consulte con el médico si:



    • Es incapaz de desempeñarse o trabajar apropiadamente en el hogar debido a la ansiedad.

    • No conoce la fuente o causa de la ansiedad.

    • Experimenta una sensación repentina de pánico.

    • Presenta un miedo incontrolable, por ejemplo, un miedo a ser infectado y enfermarse si está afuera o un miedo a las alturas.

    • Repite una acción una y otra vez, como lavarse constantemente las manos.

    • Tiene intolerancia al calor, pérdida de peso a pesar del buen apetito, una masa o inflamación en la parte frontal del cuello u ojos protruyentes. En este caso, la tiroides podría estar demasiado activa.

    • La ansiedad es evocada por el recuerdo de un evento traumático.

    • Ha intentado medidas de cuidados personales durante varias semanas sin éxito o siente que su ansiedad no se va a resolver sin ayuda profesional.


    Pregúntele al farmaceuta o al médico si cualquier medicamento recetado o de venta libre que usted esté tomando le puede causar ansiedad como efecto secundario. No suspenda los medicamentos recetados sin recibir instrucciones por parte del médico.



     


    http://www.nlm.nih.gov/


     

    Valora este artículo

    ¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

    Lo + leído

    Últimas noticias

    El editor recomienda