Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Pareja
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

El terror de consumir cosas dulces en Halloween

Una cubetita del "Truco o trato" lleva alrededor de 250 piezas de dulces, lo cual equivale aproximadamente a 9,000 calorías

ADRIÁN AGUIRREOct 24, 2019 
Tiempo de lectura: 5 mins.

Lo + leído

Lo sabemos, los últimos días de octubre y los primeros de noviembre se prestan para tomar chocolatito caliente o un atole y comer pan de muerto. Sin embargo, lo que ingieres en estas fechas puede regresar para atormentarte.

De acuerdo con la editora del portal sumedico.lasillarota.com, la Lic. en Nutrición Humana Ingrid Consuelo Silva Palma, el pan de muerto contiene entre 350 y 400 calorías, a las que se les pueden agregar hasta 100 más con relleno y hasta 150 adicionales si es que lleva conejitos de chocolate.

Ahora bien, si tomamos en cuenta que ya salió el pan de muerto relleno de carne al pastor, el panorama para la salud estomacal no se ve muy favorable, que digamos...

El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) informa que los hábitos alimenticios poco saludables y la falta de ejercicio ocasionan el 32% de las muertes de mujeres y el 20% de hombres en el país, siendo el 70% de los mexicanos los que padecen sobrepeso y casi una tercera parte los que sufre de obesidad.

Pero los adultos no somos los únicos que estamos expuestos a la excesiva cantidad de calorías... los niños también lo están.

La Junta de procesadores de leche de California precisa que un cubo promedio de Jack-O-Lantern lleva alrededor de 250 piezas de dulces que suman aproximadamente 9,000 calorías y aproximadamente tres libras de azúcar, lo cual equivale, más o menos, a 1.3608 Kilos.

 

Puedes leer: ¿Qué debes comer en la noche para no engordar?

 

¿Atemorizante, no?

A varios de nosotros nos dijeron cuando eramos pequeños que no comiéramos tantos dulces porque nos podían salir caries y al parecer tenían razón...

E. Newbrun, del Departamento de Estomatología de la Universidad de California señala que los alimentos azucarados que se consumen en forma pegajosa a alta frecuencia entre comidas son altamente cariogénicos.

Por otra parte, profesores de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid mencionan lo siguiente en su artículo "Salud dental: relación entre la caries dental y el consumo de alimentos":

"El potencial absoluto cariogénico de un alimento será influenciado por:

- Contenido en hidratos de carbono fermentables (potencial acidogénico).

- Componentes del alimento o dieta que puedan tener alguna propiedad cariostática o por la capacidad del alimento de permanecer en la cavidad oral. Los tiempos de aclaración (clearance) oral pueden estar prolongados por factores retentivos en la dentición, por baja tasa de secreción salivar, alta viscosidad de la saliva o baja actividad muscular.

- El patrón de ingesta. El aumento de la resistencia a la masticación y la presencia de grasas en la comida, aumenta la velocidad de aclaración.

- La secuencia y frecuencia de consumo están muy ligadas a la incidencia de caries, siendo que el consumo de azúcares entre comidas representa la mayor peligrosidad en la incidencia de caries y que el patrón de comida es más importante que la frecuencia.

2. La Carga Cariogénica Total (CCT), define individualmente el efecto neto resultante de valorar los factores de riesgo (potencial cariogénico, frecuencia de consumo, etc) conjuntamente con los factores protectores (intrínseco, higiene, flúor, selladores, etc).

3. Debido a la relación existente entre la dieta y la salud oral se hace necesario instruir a nuestros pacientes y a la población general, sobre la importancia de unos hábitos alimentarios adecuados, facilitando para ello asesoramiento desde el punto de vista nutricional y de la salud dental".

 

 

También te puede interesar: "Niños conocen más al "Tigre Toño" que a Zapata"

¿Qué deben hacer los padres de familia?

Hay que recordar que cuando terminamos de pedir calaverita, generalmente llegamos a casa, aventamos todos nuestros "premios" sobre la mesa y empezamos a comer. Algunos niños incluso comparan y presumen que les dieron más dulces que a otros, como a sus hermanos o hermanas y a sus amigos de la escuela.

Pero aquí lo recomendable es que los padres de familia evalúen los productos y limiten su consumo a, puede ser, uno después de la cena, nada más.

La obesidad infantil en México es alarmante: la UNICEF informa que nuestra nación está entre los primeros lugares en obesidad infantil a nivel mundial con 1 de cada 20 niñas y niños menores de 5 años y 1 de cada 3 entre los 6 y 19 años padeciendo sobrepeso u obesidad, por lo que hay que cuidar lo que los pequeños se meten a sus bocas.

Sobrevividos los días de muertos, faltan unos meses para que lleguen los bastones de caramelo, las galletas de jengibre, el pastel de frutas (si es que acostumbran hacer) y luego, la rosca de reyes.

Recuerden que todo es con medida y nada es con exceso, que los problemas de exceso de masa corporal se pueden prevenir y que una buena educación alimentaria viene desde casa.

 

Con información de la Lic. en Nutrición Ingrid Consuelo Silva Palma, ISSSTE, Junta de procesadores de leche de California, www.ncbi.nlm.nih.gov, "Salud dental: relación entre la caries dental y el consumo de alimentos", UNICEF 

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda