Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Pareja & sexo
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

¡Cuidado! Tu trabajo podría causarte várices

Se estima que 60% de la población padecerá varices en algún momento de la vida

MARILUZ ROLDÁN Feb 25, 2020 
Tiempo de lectura: 3 mins.

Lo + leído

Las várices son una de las más grandes pesadillas de las mujeres, ya que esas molestas venas inflamadas  hacen que las piernas no luzcan como siempre. Sin embargo, el verdadero problema es de salud porque si no se recibe el tratamiento adecuado puede desencadenar en una trombosis

Las venas varicosas son retorcidas y agrandadas, comúnmente las más afectadas las de las piernas. Estas “arañitas”, como también se les denomina por su aspecto también provocan dolor y malestar, de acuerdo con Mayo Clinic

Los principales síntomas son venas varicosas, dolor, hiperpigmentación, edema y en casos severos, úlceras en las partes afectadas. Algunos de los pacientes reportan pesadez, enrojecimiento, ardor y comezón.

Existen algunos factores de riesgo para desarrollar várices: ser mujer, haber tenido más de tres embarazos, tener un oficio o trabajo en el que pases mucho tiempo de pie o sentada, herencia genética y la obesidad. 

Si pasas muchas horas en tu trabajo de pie o sentada, no todo está perdido, no te preocupes porque hay algunos ejercicios que puedes hacer para mejorar la circulación. Por ejemplo, mientras estás sentada puedes elevar los talones repetidamente, si por el contrario pasas mucho tiempo parada,las medias de compresión serán tus aliadas. 

También lee: ¿Cómo se trata un ataque cardiaco?

Omar Francisco Carrasco, de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, explica que si este problema circulatorio persiste por más de seis meses se llama insuficiencia venosa crónica y  puede evolucionar a la letal trombosis venosa profunda

Posteriormente, la situación se puede volver severa y las válvulas del sistema venoso son insuficientes para la circulación y el retorno eficaz de la sangre al corazón. Cuando éstas fallan se forman coágulos o trombos que podrían causar infartos o accidentes vasculares cerebrales, advierte. 

El especialista alerta que en México, las várices podrían convertirse en un problema de salud pública, ya que 71.3% de los adultos tiene obesidad, con una prevalencia ligeramente elevada en las mujeres.

Se estima que en algún momento de la vida, 60% de la población padecerá varices, 30% de ellos desarrollará insuficiencia venosa crónica severa y tendrá riesgo de trombosis.

El tratamiento de las várices es una cirugía en la que  quitan o extraen todo el segmento venoso con insuficiencia crónica, pero cuando es inoperable, se ponen filtros en las venas más grandes, para que no pasen los trombos y se extraen de manera mecánica.

Carrasco afirma que se puede “prevenir, revertir y tal vez evitar” la insuficiencia venosa crónica. Por ejemplo, él experimenta con fármacos para mejorar la función del endotelio, capa que separa el vaso sanguíneo de la sangre.

Hasta ahora, los resultados indican que los fármacos más efectivos para mejorar la función del endotelio son las estatinas, como la atorvastatina y el castaño de Indias, que agregan a algunas cremas comerciales . 

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda