Unas moscas que se creían extintas desde 1836 volvieron a ser vistas en el sur de Francia y su nombre común hace que se enciendan las alarmas. Se les conoce como “moscas quebrantahuesos” y son carnívoras.

Su cabeza es naranja brillante, su cuerpo azul metálico y miden casi 10 milímetros de largo; sus alas tienen unas manchas negras y no habían sido vistas desde 1836, pues no se había registrado su presencia desde ese año.

Foto©Fédéric Azémar - LEFE

Lo que debes saber sobre la mosca “quebrantahuesos”

El Biodiversity Data Journal explica que se consideraba extintas a las moscas quebrantahuesos por las normas higiénicas impuestas sobre la destrucción de cadáveres de ganado y la extirpación de lobos, pues los canes salvajes solían dejar huesos triturados, dándole así acceso a la mosca hacia la médula ósea para que dejara sus larvas.

El nombre científico de la mosca “quebrantahuesos” es Thyreophora cynophila y su campo de acción se sitúa en Francia, Austria y Alemania.

Dicho insecto fue observado por un guardabosques del Valle de Ossau, que vio a las moscas quebrantahuesos sobre un jabalí que se encontraba sobre la nieve a 1700 metros sobre el nivel del mar.

El comunicado emitido por el Parque Nacional de los Pirineos apunta que no es la primera vez que se ve a las moscas quebrantahuesos, pues, aunque se encuentran incluidas en la lista de especies extintas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), fueron redescubiertas en España durante 2010.

Dentro del informe se advierte que las moscas quebrantahuesos son especialmente activas en invierno y las bajas temperaturas parecen no afectar a sus larvas, que comen cadáveres en descomposición aun en la nieve.

“Por todo ello, los restos putrefactos de grandes mamíferos, salvajes o domésticos, forman parte de su menú favorito”, indica el recinto natural.

No se tienen recomendaciones para la protección de los humanos contra las moscas quebrantahuesos, pues se han visto en cadáveres, pero la sugerencia principal del parque es que si se ve a un insecto con la cabeza naranja o a una mosca nunca antes vista, se le tome foto y se contacte a los especialistas.