La cebolla es uno de los vegetales que más se utilizan dentro de la cocina. Sin embargo, este vegetal suele desprender un olor muy característico que suele ser un problema a la hora de partirla. Pero no te preocupes, si quieres guardar una cebolla partida, nosotros te contamos cómo hacerlo adecuadamente.

(foto: unsplash)

Guardar una cebolla partida es posible y seguro

Durante algún tiempo, existió la creencia de que utilizar una cebolla partida del día anterior era imposible, pero este mito ha sido desmentido por expertos, quienes aseguran que en realidad no hay fundamentos suficientes para tal afirmación. 

El tecnólogo Miguel A. Lurueña, explica que si la cebolla se ha manipulado previamente con cuidado y medidas de higiene necesarias (como utilizar utensilios limpios o no mezclar con otros ingredientes crudos), este alimento no se volvería un peligro, incluso si se ha partido. 

Eso sí, el experto recuerda que una vez que se haya partido, la cebolla debe almacenarse en el refrigerador para evitar que se dañe más rápido, aunque no debe durar más de una semana.

(foto: unsplash)

Los mejores trucos para conservar la cebolla partida

La cebolla es un ingrediente altamente usado dentro de la cocina debido a su sabor tan característico, que si bien ofrece ventajas a la hora de preparar los alimentos, se puede volver un obstáculo a la hora de guardarla en el refrigerador.

Una cebolla partida, debido a su característico aroma (a veces tan intenso que puede llegar a causar lagrimeo a la hora de partirla), puede llegar a impregnar el refrigerador; y no solo eso, también puede impregnarse en otros alimentos, por lo que puede llegar a cambiar su sabor.

Sin embargo, es posible aplicar una serie de métodos que ayudarán a evitar que tu nevera huela a cebolla, y que evites desperdiciar este alimento, ya que se alargará su vida útil, y nosotros te los explicamos a continuación:

  • Recipientes herméticos

Estos son los mejores a la hora de conservar alimentos, principalmente la cebolla partida, ya que evitan la salida del mal olor y evitan que se mezcle con otros alimentos. 

Lo mejor es utilizar aquellos que sean de vidrio, pues estos no guardan olores, y tienen menores entradas de humedad; eso sí, cualquiera que tengas en casa puede resultar útil.

(foto: freepik)

  • Papel aluminio o film

Este método también es útil si la cebolla ha sido partida en rodajas. Lo que debes hacer es juntarla toda y envolverla en papel film o papel aluminio, para posteriormente guardarla en una bolsa hermética que quede bien cerrada.

  • Papel absorbente

Se trata de un truco ideal para conservar la cebolla más tiempo, pues ayuda a disminuir la cantidad de humedad que se genera en el alimento y el entorno. 

Para lograrlo, se recomienda que al fondo de un recipiente o un espacio de almacenamiento que vayas a utilizar (como un cajón especial), coloques papel absorbente en toda la superficie, para después colocar encima la cebolla. 

(foto: unsplash)

Pero si ya se ha olido el refrigerador

Si tu refrigerador ya ha sido víctima del olor de la cebolla, no te debes preocupar, porque también existen algunos remedios que te pueden ser útiles para eliminar ese mal olor que puede resultar muy molesto.

  • Bicarbonato de sodio

Coloca dos cucharadas de bicarbonato de sodio en un recipiente y colócalo dentro de la nevera durante mínimo una noche para que los malos olores (incluso los que la cebolla no ha causado) sean absorbidos y desaparezcan.

(foto: unsplash)

  • Limón con clavo de olor

Utilizando un limón partido, en cada una de sus mitades debes enterrar algunos clavos de olor. Esta combinación debes colocarla en el refrigerador (preferentemente en el sitio donde hayas colocado la cebolla partida) por al menos un día completo, tras el cual notarás que los malos olores desaparecen.

(Con información de: Enséñame de Ciencia, Cocina delirante, Maldita, América TV.)