El panorama de las enfermedades respiratorias en niños ya no incluye solamente al coronavirus.

De acuerdo con el doctor y profesor de enfermedades infecciosas pediátricas en la Universidad de Yale, Richard Martinello, las admisiones hospitalarias de menores por virus respiratorio sincitial (VRS), influenza y covid-19 se han incrementado en las últimas semanas.

Enfermedades respiratorias en niños: ¿Qué tanto cuidas a tus pequeños?

Si bien los números de las hospitalizaciones causadas por las enfermedades respiratorias en niños no es tan grande, Martinello destaca que se trata de cifras fuera de lo común.

Se supone que no debemos tener VRS en esta época del año”, coincide el profesor de enfermedades infecciosas en la Facultad de Medicina de la Universidad de Vanderbilt en Nashville, William Schaffner.

En sus palabras, los casos de VRS se habían incrementado por lo menos un tercio durante la última semana, incluyendo todos los rangos de edad.

Lo que espanta a los especialistas es que se están viendo enfermedades respiratorias en niños que se encuentran aumentando, pese a que todavía no se trata de un mes en donde sea temporada de frío.

Otro problema que se está viendo cada vez más es la gripe severa o “super gripe”, aunque es la experiencia de la gente la que lo está informando y no la ciencia como tal.

De acuerdo con los especialistas, la mayoría de los menores contraen el VRS a los 2 años y, aunque generalmente es leve, cerca de 58,000 niños menores de 5 años requieren hospitalización año con año.

Sobre la influenza, Schaffner informa que se ha podido ver menos que en años pasados, pero la enfermedad llega en oleadas y la segunda ya duró más que las pasadas. Ahora, él y su equipo advierten que la gente debe estar al pendiente de la gripe durante el verano.

"Los resfriados en sí mismos probablemente no sean distintos a los que teníamos antes de la pandemia, pero puede haber más de ellos. Más que super resfriados, pueden presentarse situaciones super perfectas para que se den”, advierte el virólogo de la Universidad de Queensland, Ian Mackay.

“Nuestro sistema inmune se desacostumbró”

Mackay añade que cada vez más personas se reúnen después de la cuarentena y los virus se han quedado en el ambiente, pero han mutado. Mucha gente no se contagiaba porque estaban en sus casas y cuando salieron, las cosas fueron distintas.

“Con todos los bloqueos por la emergencia sanitaria y la utilización de desinfectantes para manos, la mayoría de la gente tuvo una exposición limitada a otros virus, incluyendo el resfriado común. Cuando salieron del encierro, los virus de la gripe comenzaron a circular otra vez”, detallan los expertos.

El que la gente saliera sin medidas de precaución pensando que estaban protegidos porque no habían presentado síntomas de gripe o covid-19 hizo que se dieran más infecciones. El cuerpo había perdido exposición a virus y la costumbre de combatirlos.

“Nuestros sistemas inmunes tenían una menor capacidad de eliminar la infección que antes y como consecuencia, algunas personas pueden haber experimentado un incremento de los síntomas, dando la impresión de que están infectados con un 'súper resfriado'”, menciona el profesor de inmunopatología en la Universidad de Edimburgo en el Reino Unido, Neil Mabbott.

(Con información de WebMD)