Las infecciones íntimas o vaginales son tan comunes, que se estima que todas las mujeres sufrirán un episodio al menos una vez en su vida. Al respecto, el Instituto Nacional de Perinatología (INPer) destaca que alrededor del 30% de las consultas ginecológicas se deben a este tipo de infecciones. 

Afectan a mujeres de todas las edades, tanto a aquellas que son sexualmente activas como aquellas que no.

¿Cuáles son las infecciones vaginales más comunes y cómo prevenirlas? Esto es lo que dicen los expertos.

Infecciones íntimas más comunes 

El doctor Gerardo Casanova Román, infectólogo y presidente fundador de la Asociación Mexicana para el Estudio de las Infecciones de Transmisión Sexual, indica que una infección vaginal es un proceso que causa inflamación y sintomatología asociada, como:

(Foto: freepik) 

  • Dolor
  • Comezón
  • Secreción o flujo
  • Molestia en las relaciones (dispareunia)

El experto detalla que las infecciones vaginales son más frecuentes en mexicanas entre 18 a 34 años y pueden ser causadas por bacterias, hongos, parásitos o pueden ser mixtas.

Las infecciones íntimas más comunes en México son:

  • Candidiasis 

Es la infección más común en las mujeres en México. Se estima que 70 a 90% de las mexicanas han padecido alguna vez de candidiasis.

Esta infección causa flujo grumoso, como requesón, acompañado de comezón e inflamación en la zona.

La diabetes es un factor de riesgo, así como el sobrepeso en la mujer.  También influye el uso de ropa interior apretada de materiales sintéticos.

“En el cuello uterino se ven unos grumos blancos que van aumentando con el tiempo y a pesar de sus síntomas no tiene tanta repercusiones como la vaginosis”, aclara el experto.

En un 14 a 20% de mexicanas, se pueden ver casos de vaginosis y candidiasis juntos en una misma paciente.

  • Vaginosis

Ocupa el segundo lugar en las infecciones vaginales a nivel nacional y puede ser muy peligrosa, porque si no se atiende, favorece el parto pretermino en el embarazo y la enfermedad pélvica inflamatoria, donde las bacterias suben por el cuello uterino y se van a las trompas de Falopio e incluso la cavidad abdominal.

(Foto: Pinterest) 

El problema, según el experto, es que se trata de una infección que no causa síntomas como comezón, ardor ni irritación, se caracteriza por causar un flujo con olor a pescado, el cual se normaliza en las mujeres, por lo que no acuden al médico.

El flujo también es blanquecino y abundante, según detalla el también subdirector médico del Hospital General “Dr. Maximiliano Ruíz Castañeda”.

La principal causa de esta infección es la reducción de los lactobacilos en la zona íntima, así como una disminución en la acidez de la vagina.

  • Tricomoniasis 

Son causados por tricomonas, parásitos de transmisión sexual y los síntomas más comunes son el flujo muy fétido que huele como a podrido, así como irritación en la zona V.

El doctor Casanova alerta que además de las relaciones, otra vía de transmisión es el uso de baños públicos.

“Las gotas de orina que quedan pueden causar la infección si se usa el mismo baño en menos de 20 minutos después de que entró la mujer con tricomoniasis”, detalla.

Afortunadamente, se estima que en México hay pocos casos de esta infección incómoda.

Nuevos tratamientos contra la infección vaginal

Ante este panorama, el experto señala que existe un nuevo tratamiento a base de cloruro de decualinio aprobado en más de 23 países que brinda alivio de los síntomas y elimina los patógenos que causan la infección.

Es un tratamiento antiinfeccioso y antiséptico de amplio espectro que ha demostrado una buena tolerabilidad, eficacia y seguridad.   

(Foto: Pinterest) 

El infectólogo destacó que se trata de tabletas vaginales, con el nombre comercial de Medinova Fluomizín, que alivian los síntomas desde las primeras 24 horas y lo más destacable, es que las pueden utilizar mujeres embarazadas y lactantes.

“Este nuevo tratamiento brindará alivio a mujeres de todas las edades que sufren de una infección vaginal y será un gran aliado de la comunidad médica para brindar una mejor opción de tratamiento”, puntualiza el experto.

El médico debe recetar este medicamento, que debe colocarse en la zona íntima durante 6 noches seguidas, preferentemente sin estar menstruando y evitar las relaciones en ese periodo.

Estilo de vida saludable para evitar infecciones 

El doctor Casanova indica que es importante que todas las mujeres tengan un estilo de vida saludable para evitar tanto como se pueda las infecciones vaginales y puntualiza hábitos como:

  1. Usar ropa interior de algodón
  2. No usar ropa apretada
  3. Nunca usar duchas vaginales
  4. Limpiarse de adelante hacia atrás después de ir al baño
  5. No usar tratamientos para infecciones antes de la vida sexual activa, porque se modifica el equilibrio de la zona íntima
  6. Estar pendientes a cambios en el flujo vaginal o el olor de la zona 

Además, el experto destaca que las mujeres deben informarse y educarse sobre las infecciones vaginales, para identificar a tiempo cualquier síntoma, acudir con el médico y no automedicarse con productos o remedios que pueden empeorar la situación. 

Para aprender más de...Estrógenos: ¿qué son, cuál es su función y qué pasa si faltan?

¿Qué es?
Conocida como la hormona femenina, es secretada por los ovarios y se presenta mayoritariamente en mujeres. Se encarga del desarrollo y mantenimiento del sistema reproductivo.
Funciones:
Cumplen muchas funciones en el cuerpo como el desarrollo de los senos, el vello púbico, hasta controlar la menstruación y la fertilidad. A medida que envejeces, los niveles van bajando.
Los estrógenos y el corazón:
La hormona ayuda a: mantener saludable el tejido cardiovascular, mantener la presión arterial estable, reducir los triglicéridos, aumentar los niveles de colesterol bueno (HDL) y disminuir el colesterol malo (LDL).
Beneficios al cerebro:
El estrógeno ayuda al cerebro a mantener un flujo sanguíneo adecuado, también protege contra la inflamación, ayuda a mantener buena memoria y buenas funciones motoras. Los niveles bajos de estrógenos pueden causar cambios en la memoria o el pensamiento.
Ayuda a los músculos y huesos:
Los estrógenos mejoran la masa muscular y la densidad ósea, además ayuda a proteger contra la osteoporosis.
Mejora el estado de ánimo:
Los cambios de ánimo antes del ciclo menstrual pueden estar causados por la alteración de los niveles de estrógenos. Sin embargo, esta hormona ayuda a mantener niveles bueno de serotonina y ayuda a la efectividad de las endorfinas.
Mejora la vida sexual:
El estrógeno ayuda a mantener niveles adecuados de lubricación vaginal. Cuando los niveles de estrógenos están reducidos, las paredes vaginales se hacen más finas y producen menos lubricante, lo que provoca sequedad vaginal.
Niveles bajos:
Los niveles bajos de estrógenos pueden producir dolor durante el sexo, infecciones urinarias frecuentes, períodos irregulares o ausentes, cambios de humor, calores, dolores de cabeza, depresión, fatiga y problemas para concentrarse.
Causas de bajos niveles:
Puede ser la menopausia, el ejercicio excesivo, anorexia, mal funcionamiento de la glándula pituitaria, falla prematura de los ovarios, síndrome de Turner o enfermedad crónica del riñón.