El pollo es una de las principales carnes que se consumen en el mundo, debido a lo sana que puede ser su carne. Sin embargo, a la hora de consumir este producto se debe tener cuidado y prestar atención a las señales que podrían indicarnos que el pollo está en mal estado o echado a perder. 

(foto: unsplash)

¿Qué pasa si comes un pollo en mal estado?

Antes de preparar o de consumir pollo, es importante revisar que este producto se encuentre en buen estado, ya que de no hacerlo, podría ocasionar una intoxicación alimentaria, que en algunos casos puede ser realmente grave.

La carne de pollo, explica el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades en Estados Unidos (CDC), en algunas ocasiones puede estar contaminada por bacterias causantes de problemas gástricos, como la Salmonella o Clostridium perfringens, o Campylobacter, que suelen desarrollarse más fácilmente cuando la carne se encuentra en mal estado.

Comer carne de pollo que se encuentre en mal estado, podría causar una intoxicación alimentaria que se manifestaría con síntomas como:

  • Diarreas
  • Vómitos.
  • Mareos.
  • Fiebre.
  • Dolores abdominales intensos.

(foto: unsplash)

¿Cómo saber si un pollo está echado a perder?

Para evitar sufrir de una intoxicación alimentaria por comer pollo en mal estado, los expertos aseguran que será necesario hacer una revisión cuidadosa de este alimento preferentemente antes de comprarlo y prepararlo (es decir, cuando está crudo).

La carne de pollo suele presentar señales muy identificables y notorias una vez que comienza a descomponerse, lo que nos hará más sencillo el trabajo de identificar y saber cuándo debemos evitar comerlo:

  • Su color cambia, y pasa de tener carne rosada, a lucir de color gris o verdoso.
  • Tiene un olor desagradable e intenso, como a huevos podridos o amoniaco.
  • La textura se vuelve diferente, siendo excesivamente blanda, incluso llega a sentirse pegajosa, viscosa o babosa al tacto.
  • Si el pollo que ha estado congelado presenta una gruesa capa de hielo, es una señal de que el producto ha pasado mucho tiempo en congelación y no será bueno consumirlo.
  • La presencia de manchas negras o verdes, son una clara señal de que el alimento no está en buen estado, ya que estas suelen ser ocasionadas por la presencia de moho.

Si el pollo ya está cocinado también se debe revisar

Los especialistas aclaran que el pollo debe ser revisado incluso si este ya ha sido preparado y cocinado, principalmente si lo comeremos fuera de casa, ya que así nos ahorraremos problemas de salud, pues también hay señales que indican que se encuentra en mal estado:

  • Revisa su olor, ya que incluso cocinado, puede desprender un desagradable aroma a huevos podridos que indican un avanzado estado de descomposición.
  • Si la carne no tiene un tono de blanco uniforme y presenta variaciones, o se ve gris, es una señal de que ese pollo no debe comerse.
  • Además, el pollo que está en descomposición tendrá cambios en el sabor, sin importar su preparación o su aspecto externo; este puede ser agrio o sentirse “raro”, y si lo percibes, es preferible que no lo consumas.

(Con información de: Centers for Disease Control and Prevention, Enséñame de Ciencia, Mapfre, Un Cómo.)