En Estados Unidos contemplan una opción para reducir el tabaquismo, aunque se sigan vendiendo cigarros: reducir el tabaco del producto. El objetivo es bajar de manera drástica las muertes relacionadas con el vicio mediante la erradicación del ingrediente activo. ¿Cómo dejar de fumar? Esta puede ser una solución.

De acuerdo con medios locales, la administración del presidente de EUA, Joe Biden, ya se encuentra redactando un borrador de regla que exigirá a las compañías tabacaleras quitar la mayor parte de la nicotina de sus cigarrillos. ¿Se puede eliminar un vicio con algo tan simple?

¿Cómo dejar de fumar?: Quitar lo que hace daño, una opción

La finalidad es que los cigarros tengan el mínimo de tabaco o presenten niveles no adictivos. Si tiene éxito, la iniciativa puede reducir los fallecimientos por el consumo del tabaco.

En palabras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el consumo de cigarros sigue siendo la causa principal de enfermedades, discapacidades y fallecimientos prevenibles en Estados Unidos con más de 480,000 decesos anuales.

“Debido a que los daños relacionados con el tabaquismo resultan principalmente de la adicción que exponen repetidamente a los usuarios a toxinas, La FDA puede tomar esta medida para reducir la adicción a ciertos productos de tabaco, dando así a las personas con adicción una mayor capacidad para dejar de fumar. Dicho estándar de producto también puede auxiliar en la prevención del uso regular en los experimentadores (principalmente jóvenes) y, por lo tanto, se vuelvan fumadores regulares”, resalta la Administración de Servicios Generales norteamericanos.

Esta institución apunta que con la medida para dejar de fumar se anticipa un beneficio hacia la población en general y, al mismo tiempo, para la promoción de la equidad en salud al abordar las disparidades relacionadas con el tabaquismo, la dependencia y el abandono del hábito.

“Cada año, 480 000 personas pierden la vida de manera prematura por un padecimiento atribuido al tabaquismo, lo que convierte a este vicio en la principal causa de enfermedad y muerte prevenible en los Estados Unidos. Casi todos los efectos adversos para la salud son, en última instancia, el resultado de la adicción a la nicotina en los productos de tabaco quemados, lo que deriva en una exposición repetida a las sustancias tóxicas de dichos productos”, señala la Administración de Servicios Generales.

El 87% de los fumadores adultos empiezan a fumar antes de los 18 años y la mitad de los fumadores adultos se convierten en adictos antes de esa misma edad, informa la institución.