En las películas siempre hacen que parezca fácil pintar la casa, como si bastara un bote de pintura, un overol y muchas ganas. Pero en la vida real no es tan sencillo. 

En la vida real, cuando pintamos nuestro hogar siempre parece una mejor idea llamar a un profesional, aunque eso implique un mayor costo.

Aunque pintar el hogar no es tan sencillo, tampoco es imposible hacerlo tú mismo. Hoy te platicamos algunos consejos y cuáles son los errores más comunes al pintar tu casa y que debes evitar si quieres que el resultado final luzca profesional. 

7 consejos que se deben tomar en cuenta para pintar una casa como un experto

  1. Antes de comenzar
  2. Reúne las herramientas
  3. Prepara el área de trabajo
  4. Prepara las paredes
  5. Elige y adquiere la pintura
  6. Llegó la hora de pintar
  7. Deja secar por completo la pared

(Foto: Pexels)

1. Antes de comenzar

Antes de comenzar lo primero que debes hacer es decidir qué espacio de tu hogar vas a pintar. Una vez que ya lo tengas claro, observa ese lugar y fíjate cómo está pintado, es decir, hacia qué lado pasaron las brochas de pintura.

2. Reúne las herramientas para pintar

Después junta todas las herramientas que vas a utilizar para pintar tu hogar:

  • Plástico o papel periódico para cubrir las superficies
  • Cinta adhesiva para marcar los límites del pintado
  • Cubetas
  • Disolvente de limpieza para diluir algunas pinturas, limpiar zonas que quedaron manchadas y asear las herramientas
  • Brochas, pinceles, rodillos, pistola de pintado
  • Guantes, cubrebocas, lentes de protección, overol para pintar

3. Prepara el área de trabajo 

Este es uno de los primeros errores que se cometen al pintar el hogar. Debes despejar el área de trabajo y guardar o apartar los objetos y muebles que se puedan dañar si ocurre un accidente con la pintura.

En este punto es cuando debes colocar el papel periódico o el plástico para cubrir el techo, el piso y los muebles. 

4. Preparar las paredes

Antes de pintar debes verificar que la pared esté lista. Para esto, asegúrate de limpiar la pared y en ocasiones, podría ser buena idea lijarla un poco.

Si la pared tiene grietas o goteras repáralas antes de empezar. Esto es para garantizar que la nueva pintura se adhiera bien y el acabado final se vea bien.

5. Elección y adquisición de la pintura

Antes de comenzar a pintar, lo más importante es elegir el color de la pintura que utilizarás. Para esto puedes buscar en internet paletas de colores que combinen con los muebles de tu casa o con las otras paredes, si es que solo vas a pintar una. 

Recuerda tomar en cuenta la luz natural que hay en tu hogar. Si es poca, no elijas un color oscuro, ya que podrías eliminar toda la iluminación de tu casa. Te recomendamos hacer pruebas de pintura en pequeños espacios de tu pared para ver como se ve y con qué colores combina. 

También debes tomar en cuenta las características de tu hogar. Si vas a pintar una zona húmeda como el baño o la cocina, elige una pintura mate y no lavable. También es importante medir la superficie que pintarás para saber qué cantidad de pintura comprar. 

(Foto: Pexels)

6. Llegó la hora de pintar

Lo primero que debes hacer es ponerte los guantes, el overol, el cubrebocas y los lentes protectores para evitar aspirar los químicos fuertes de la pintura y de paso, esquivar las manchas. 

Para saber qué herramienta utilizar, lo mejor es consultar a los expertos disponibles en el lugar donde compras la pintura, ellos te dirán qué brocha debes utilizar para cada espacio. Si vas a usar dos colores o hacer patrones, utiliza la cinta adhesiva y un lápiz para hacer las marcas. 

Empieza de las esquinas hacia el centro con una brocha y con un pincel pinta alrededor de las ventanas y los interruptores. Para la pared utiliza el rodillo y empieza por el ángulo superior derecho si eres diestro y por el superior izquierdo en caso de que seas zurdo. 

(Foto: Pexels)

7. Deja secar por completo la pared

Si utilizaste la cinta adhesiva, retírala con delicadeza antes de que se seque la pintura. Dale un buen tiempo de secado antes de volver a acomodar los muebles y retirar las protecciones del techo y el piso.

Verifica que no haya ningún error y de ser así, repáralo. Toca la pared y si tus dedos no se pintan o manchan, significa que ya se ha secado por completo.

SIGUE LEYENDO:

(Con información de Homify y El mueble)