El cerebro tiene que ver con más cosas que solo el pensamiento. De acuerdo con expertos del Instituto de Investigación Schipps, las neuronas sensoriales llevan mensajes desde el tejido adiposo (la grasa de la persona) hasta el tejido cerebral.

Dicho vinculo es importante porque los especialistas del instituto creen que eventualmente, se podría usar este vínculo para tratar las enfermedades metabólicas o la obesidad.

La plática entre el cerebro y la grasa puede ser muy importante en un futuro

El descubrimiento de los especialistas del instituto sugiere por primera vez que el cerebro se encuentra monitoreando la grasa de manera activa, en lugar de solo estar recibiendo mensajes de manera pasiva.

De acuerdo con el doctor e investigador en el Instituto Médico Howard Hughes, Ardem Patapoutian, se trata de un ejemplo más de la importancia de las neuronas sensoriales para la salud y los padecimientos en nuestro cuerpo.

Los especialistas resaltan que la mayoría de investigadores había planteado la hipótesis de que los nervios en la grasa formaban parte del sistema nervioso simpático, principalmente. Este sistema es responsable de nuestra respuesta de huida o lucha y también activa la quema de grasa cuando hacemos ejercicio o nos encontramos en un momento de estrés.

“Los ensayos por aclarar los tipos y funciones de dichas neuronas han sido complicadas; los métodos usados para analizar las neuronas más cercanas a la superficie del cuerpo o en el cerebro no sirven bien en el tejido adiposo profundo, donde los nervios son difíciles de ver o estimular”, indica el instituto.

Por ello, los investigadores crearon dos nuevos métodos que les permiten superar los desafíos existentes:

  • un enfoque de imágenes llamado HYBRiD, que volvió transparentes los tejidos de los ratones y permitió al equipo rastrear mejor los caminos de las neuronas a medida que se movían en el tejido adiposo
  • El "vector retrógrado optimizado para el rastreo de órganos" (o ROOT), que les permitió eliminar de manera selectiva pequeños subconjuntos de neuronas sensoriales en el tejido adiposo usando un virus específico y luego ver lo que pasaba

 “Las neuronas sensoriales y las neuronas simpáticas pueden tener funciones opuestas, con las neuronas simpáticas requeridas para activar la quema de grasa y la generación de grasa parda, y las neuronas sensoriales necesarias para desactivar dichos programas”, concluyen.