El cloro es un limpiador potente que nace de una solución de hipoclorito de sodio al 6% disuelto en hidróxido de sodio. Como puedes ver es una sustancia química potente empleado universalmente para la desinfección.

Dada su naturaleza es importante que las personas hagan uso de este limpiador con mucho cuidado dentro de su hogar, ya que puede liberar gases tóxicos que libera cuando se junta con otros elementos de limpieza pueden ocasionar graves daños e incluso la muerte.

Te explicamos cuáles son los productos de limpieza que nunca debes mezclar con cloro.

Mezclar cloro con otros productos de limpieza puede afectar tu salud y causar la muerte

En 2019, el gerente de un restaurante de Massachusetts en Estados Unidos fue declarado muerto después de que un trabajador mezclara accidentalmente un producto que contenía cloro con un descalcificador de ácido, lo que produjo gas cloro, un gas tóxico que puede ser mortal.

(Foto: Especial)

Historias como esa nos recuerdan que, aunque todos usamos cloro, poco sabemos de las medidas de seguridad que debemos tomar cuando utilizamos este producto de la limpieza. Utilizar de forma errónea el cloro puede causar irritación, enrojecimiento, problemas en el sistema nervioso, afectación en las vías respiratorias y hasta la muerte.

Cuando utilices cloro, es recomendable que portes un cubrebocas, lentes de protección y guantes. Si te cae cloro en la piel, enjuaga inmediatamente con jabón neutro e hidrata tu piel después. Además, siempre mantén el área ventilada. Recuerda que el cloro solo se puede mezclar con agua y con detergente para lavar.

Productos de limpieza con los que no deberías mezclar cloro

  • Cloro y agua caliente: La combinación de estas dos sustancias genera gas cloro, el cual puede afectar al sistema respiratorio y provocar tos, dolor de pecho y edema pulmonar. Además de que al juntarlos se pierde su función desinfectante.
  • Cloro y alcohol etílico líquido o diluido en gel: La combinación de estas dos sustancias causa cloroformo, lo que al entrar en contacto con una persona le puede causar mareos, náuseas y hasta daños en el sistema nervioso.
  • Cloro y agua oxigenada (peróxido): Su combinación da como resultado cloratos y gas cloro, el cual afecta las membranas mucosas como los ojos, la garganta y los pulmones.
  • Cloro y vinagre: Se puede formar ácido peracético y gas cloro, los cuales pueden dañar las membranas mucosas.
  • Cloro y amoníaco: Combinar estos dos productos provoca cloramina, un gas que puede causar daños pulmonares y de hígado. En casos leves provoca dolor de cabeza y dificultad para respirar.
  • Cloro y ácidos cítricos: Provoca gas cloro y puede afectar al sistema respiratorio y provocar tos, dolor de pecho y edema pulmonar.
  • Cloro y ácido muriático: Produce gas cloro y afecta las membranas mucosas como los ojos, la garganta y los pulmones.

Muchos productos de limpieza como los limpiadores de vidrios, limpiadores antigrasa o limpiadores de piso contienen alguna de las sustancias antes descritas, por lo que antes de combinar cualquier producto de limpieza con cloro debes leer los ingredientes que contienen. 

SIGUE LEYENDO:

(Con información de Profeco)