La visita al urólogo puede ser intimidante porque no sabes lo que te preguntará o lo que se va a encontrar, pero afortunadamente puedes ir preparado.

¿Cómo puedes prepararte para una situación así? Primero que nada, es importante saber que la visita al urólogo no es algo malo (de hecho es muy bueno) y puede ayudarte a detectar padecimientos antes de que se conviertan en algo peor. Si no sabes qué preguntarle a este doctor, aquí te damos unas ideas.

5 preguntas que debes hacerle al urólogo en la primera visita

Es recomendable acudir con el urólogo cuando llegues a los 40 años para hacer un chequeo de prevención y control.

Se trata de un experto que estudió para prevenir, diagnosticar y atender enfermedades de los aparatos urinarios (en hombre y mujer) y los genitales de los hombres.

De acuerdo con los University Urology Associates de Nueva Jersey, es normal sentirse nervioso cuando se va con un urólogo debido a que se trata de alguien que va a examinar zonas sensibles e íntimas del cuerpo.

Saber qué preguntar te ayudará a reducir los nervios y por ello es importante lo que te vamos a decir.

Estas son 5 preguntas que debes hacerle a tu urólogo:

  1. ¿Qué necesitas saber sobre mí?: básico, pero elemental. Esta pregunta puede sonar sencilla y hasta obvia, pero no todos la hacen.
  2. ¿Qué pruebas se deben hacer?: Básico, ¿no?
  3. ¿Cuántas veces al día debo orinar?: Esta pregunta es interesante porque cada persona es diferente, pero el especialista te puede indicar un rango considerado como “normal”
  4. ¿Necesito un examen de próstata?: Hacértelo puede salvar tu vida. Mejor pregunta y no te quedes con la duda. Si puedes preguntar cada cuánto debes hacerlo, hazlo.
  5. ¿Cómo puedo mantener saludable mi sistema urinario?: El experto te dará recomendaciones después de platicar tu caso.

Hacerle estas preguntas te dará un panorama de lo que tienes y necesitas llevarle o los exámenes que tienes que realizarte.

Recuerda que la salud no es un juego y que el urólogo está capacitado para ayudarte. No desestimes su ayuda y por favor, no te automediques.