Seguramente alguna vez te has encontrado con la desagradable sorpresa de que a tu fruta le salió una mancha de moho; incluso si esta no es tan grande, los expertos explican que existen razones por las cuales no deberías comerte una fruta con moho.

(foto: unsplash)

El moho es una señal de que el alimento se está descomponiendo

Esas manchas que pueden encontrarse en algunos alimentos y que tienen una apariencia de terciopelo blanco, verde o negro, en realidad son producidas por un conjunto de hongos diminutos que se han instalado en la superficie del alimento, y que son conocidos como moho.

El moho puede ser contaminante de alimentos diferentes, pero se le suele encontrar principalmente en frutas y verduras que contienen gran cantidad de agua, y que además comienzan a entrar en un estado de descomposición.

El moho en frutas u otros alimentos, en realidad puede acompañarse también de otros microorganismos, como las bacterias, que si bien contribuyen y son normales durante el proceso de descomposición de un alimento, pueden ser un riesgo a la salud.

(foto: unsplash)

Comer frutas con moho: un riesgo para la salud

Seguramente en alguna ocasión te has encontrado con alguna fruta que presenta una de estas manchas de moho y te ha surgido la pregunta de si es posible comerla. La respuesta a esa pregunta, dicen los expertos, es no: no debes comer una fruta que tenga una mancha de moho.

Si bien algunos de los hongos que conforman el moho en las frutas podrían no representar un riesgo para la salud, existen otros que llegarían a poner en riesgo la salud de quien los consuma, y debido a lo imposible que es identificarlos a simple vista, lo ideal es no consumir aquello contaminado con moho.

Los mohos son capaces de producir sustancias conocidas como micotoxinas, que son responsables de afectar al alimento, cambiando su composición, pero también pueden producir daños en la salud al ser ingeridas, como:

  • Reacciones alérgicas graves.
  • Malestar estomacal.
  • Diarrea y/o vómito.
  • Problemas del aparato respiratorio.
  • Dolor de cabeza.
  • Incluso cáncer de hígado o riñón, ya que pueden ser agentes carcinogénicos.

(foto: unsplash)

¿Y si se quita la parte con moho?

Los especialistas indican que si tenemos una fruta con moho, lo ideal es no comérsela, ni siquiera si quitamos la mancha, ya que además de que podría estar en descomposición, en realidad puede que el alimento esté totalmente contaminado con micotoxinas.

Lo recomendado al encontrar un alimento con moho, es desecharlo a la basura, procurando dejarlo bien metido en una bolsa perfectamente cerrada, para evitar que se desprenda ese característico polvito del moho, que en realidad son esporas y le sirven para reproducirse.

Ahora bien, los expertos hacen hincapié en que si nos encontramos una fruta (o una verdura u otro producto) que contenga moho, debemos recordar lo siguiente:

  • El moho puede acompañarse de otras bacterias que son igualmente nocivas y riesgosas si se consumen, y podrían causar intoxicación alimentaria.
  • Las toxinas de los hongos son muy resistentes al calor u otros métodos de desinfección, por lo que lavar, hornear o cocinar la fruta no servirá para eliminarlas.

(foto: unsplash)

Si ya comiste el moho, esto debes hacer para evitar problemas

Si por error diste una mordida a la fruta antes de revisarla, y poco después te diste cuenta de que desafortunadamente ya tenía moho, no debes alarmarte: una ingesta accidental y mínima de moho no suele generar problemas graves.

Sin embargo, también existen algunos consejos que puedes seguir en caso de que accidentalmente te hayas llevado a la boca un trozo de fruta mohosa:

  • No pierdas la calma.
  • Si aún no lo tragas, debes escupirlo de forma inmediata.
  • Enjuaga tu boca con abundante agua, de tal manera que elimines cualquier resto de moho.
  • Si te diste cuenta luego de comerte la fruta, debes estar atento a cualquier reacción que pudiera generarse.
  • En caso de presentar síntomas como enrojecimiento de la piel, comezón en los ojos, vómito, diarrea, dificultad para respirar, malestar general, debes acudir al médico lo antes posible.

(Con información de: Enséñame de ciencia, La Vanguardia, UnCómo, Salud.)