Cuando engordamos, está muy claro a dónde va la grasa porque inmediatamente notamos un crecimiento en los brazos, la panza, las piernas y las caderas. 

Pero cuando perdemos peso, ¿a dónde va la grasa? ¿Desaparece, se convierte en músculo o se va en forma de líquido cuando sudamos? 

¿Qué es la grasa corporal y por qué se acumula?

La grasa es producto de un exceso de consumo de calorías, las cuales son la fuente de energía que necesitamos para vivir cada día y que se obtienen de cualquier alimento o bebida. 

(Foto: Especial)

Aunque necesitamos calorías para sobrevivir, durante el día el cuerpo las utiliza o las “quema”, como se dice coloquialmente. Sin embargo, cuando hay un exceso de calorías, el cuerpo no es capaz de quemarlas todas y entonces se empiezan a acumular en forma de grasa en el cuerpo. 

De tal manera que las calorías que no utilizamos en el día, se van almacenando en el cuerpo en forma de grasa corporal, la cual genera los rollitos en la panza o las alas de murciélago en los brazos. 

(Foto: Especial)

¿Cómo se elimina la grasa corporal?

Y esa grasa corporal acumulada sólo puede desaparecer cuando el cuerpo comienza a usar esas calorías almacenadas y esto solo se puede lograr mediante el ejercicio y la dieta.

Después de un tiempo de comer las calorías necesarias para tu cuerpo y hacer ejercicio, seguramente empiezas a notar una diferencia en tu cuerpo. De pronto la ropa te queda más holgada y te sientes más liviano.

Eso significa que por fin lograste tu objetivo y bajaste de peso. Pero, ¿a dónde se fue la grasa acumulada que tenías? 

(Foto: Especial)

¿Qué significa “quemar la grasa”? 

Cuando una persona adelgaza, la grasa que tenías pasa por una serie de procesos metabólicos. Se utiliza para alimentar todo el movimiento que hace tu cuerpo ahora que estás haciendo ejercicio.

Cuando la grasa se descompone para obtener energía, quedan dos subproductos: agua y dióxido de carbono. El cuerpo utiliza todas las demás moléculas buenas y energéticas de la grasa

El agua sobrante de la grasa sale de la piel en forma de sudor o se elimina en forma de orina. El dióxido de carbono es exhalado por los pulmones. 

Al hacer ejercicio, no solo se utiliza la energía sobrante almacenada en la grasa sino que también se queman los restos que quedan. Y además, como el ejercicio te hace respirar más, así es otra forma como eliminamos grasa

SIGUE LEYENDO:

(Con información de WebMD)