Ya sea en la cocina o al utilizar herramientas de cabello, si te has quemado con algo, los especialistas recomiendan que realices una serie de pasos para evitar que tu piel se dañe más y que tengas afectaciones más severas.

Las quemaduras no son todas iguales

Antes de atender cualquier tipo de quemadura que puedas sufrir tú (o alguien cercano a ti), es importante que logres identificar qué grado y tipo de quemadura que te hayas hecho, pues cada una necesitará un tipo diferente de atención.

Según explica la Academia Americana de Pediatría, dependiendo de la severidad con que suframos la quemadura, podemos encontrar tres: 

  • Quemaduras de primer grado, donde la piel se pone roja, inflamada y puede doler, pero no se crea una ampolla, ya que solo la zona más superficial se ve afectada.
  • Quemaduras de segundo grado, que causan bastante dolor en la zona afectada, así como la aparición de ampollas, esto debido a que se queman la zona más externa y una parte más profunda.
  • Las quemaduras de tercer grado, son mucho más graves y generan lesiones irreversibles, donde la piel toma una apariencia blanca o carbonizada.


¿Qué tienes que hacer si te quemas?

Si te has quemado con algo (por ejemplo, al tocar algo caliente) y esta lesión es leve, o no pasa a ser de tercer grado, los expertos como Mayo Clinic o Medline Plus, explican que puedes atenderla en casa, solo debes seguir algunos pasos para asegurar que tu piel no sufra más lesiones.

Es importante que sepas que en casa solo debes atender aquellas quemaduras que sean leves, donde la piel no se haya avanzado de forma significativa, ya que no implican un daño más grave a la piel.

A continuación, te explicamos qué pasos debes seguir en caso de que te quemes, para así evitar más daños a tu piel:

1. Aleja y quita la fuente causante.

Si te quemaste por tocar algo caliente, lo más importante es que te alejes de ese objeto y que, de ser posible, elimines o apartes la fuente de calor.

2. Enfría o refresca la quemadura.

Lo ideal es que coloques la zona afectada bajo el chorro de agua fresca durante 10 o 15 minutos, o hasta que pase el dolor y el malestar de la piel. Procura que el chorro sea suave para evitar incomodidades.

3. Revisa la lesión y logra identificarla.

Una vez que el dolor se haya calmado, es fundamental que hagas una revisión de la zona que se haya lesionado, para que así puedas identificar su grado de gravedad y, en caso de necesitarlo, acudas con un médico.

4. Protege la quemadura.

Para evitar que la quemadura se infecte, se recomienda que coloques vendas limpias y suaves que no se puedan pegar.

5. No rompas las ampollas.

Estas surgen como un método de protección de la piel, por lo que romperlas estarías arriesgándote a que la herida se infecte.

6. Utiliza una loción.

Puedes aplicar alguna loción que te ayude a refrescar la piel que ha sido lastimada, como alguna que contenga aloe vera.

7. Toma algún analgésico.

Si el dolor o el malestar llega a incrementar, puedes tomar algún medicamento que ayude a calmarlo.

(foto: freepik)

Debes acudir al médico cuando notes estas señales

La Cruz Roja indica que habrá casos en que si te quemas, no podrás atenderte en casa, y será sumamente necesario acudir al médico a recibir atención de urgencia, principalmente si presentas algunas de las siguientes cosas:

  • El dolor es muy persistente
  • La parte de piel que te quemaste tiene un aspecto carbonizado.
  • La quemadura que te has hecho (o que se ha hecho un tercero) es más grande que la palma de la mano.


  • Además de quemarse la piel, también se ha prendido fuego la ropa.
  • Te has quemado con algún producto corrosivo (como lejía o aguarrás), o por una electrocución.

(Con información de: Cruz Roja, Medline Plus, Mayo Clinic, American Academy of Pediatrics.)