El metronidazol es un producto médico en forma de solución inyectable, suspensión y tabletas vaginales que ayuda a tratar muchos padecimientos, pero entre los beneficios también se esconden los riesgos.

¿Cuáles son los efectos secundarios de metronidazol? Aquí te lo contamos.

¿Para qué se usa el metronidazol?

La Asociación Española de Pediatría (AEP) describe al metronidazol como un antiinfeccioso con un amplio espectro antimicrobiano frente bacterias anaerobias y protozoos, incluyendo clostridium difficile, veillonella, perfringens, peptococcus y peptostreptococcus, que también puede ser usado de manera intravenosa para padecimientos como:

  • Infecciones intraabdominales
  • Infecciones del sistema nervioso central
  • Infecciones ginecológicas
  • Infecciones de los tejidos blandos y de la piel
  • Infecciones osteoarticulares
  • bacteriemia y septicemia
  • Endocarditis
  • Infecciones de las heridas por operaciones
  • Quemaduras

¿Cuáles son los efectos secundarios del metronidazol?

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos menciona que el metronidazol puede ocasionar efectos secundarios como:

  • Estreñimiento
  • Nauseas
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Dolor, entumecimiento, ardor en pies o manos
  • Sarpullido
  • Picazón
  • Convulsiones
  • Urticaria
  • Picazón
  • Sabor metálico
  • Boca seca
  • Molestias estomacales y calambres
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida del apetito
  • Descamación de la piel o ampollas

Se recomienda que la persona vaya al médico si los síntomas son intensos, no desaparecen o llegan a surgir.