¿Qué es el amoníaco y para qué sirve? El amoníaco es un gas compuesto por nitrógeno e hidrógeno. Se encuentra en el agua, el suelo y el aire. En el laboratorio, el amoníaco se puede transformar en líquido y se puede usar en medicamentos, fertilizantes, líquidos de limpieza doméstica y otros productos.

El amoníaco es utilizado en muchos productos de limpieza del hogar como para asear el baño, lavabos, retretes, azulejos, vidrios y para eliminar las manchas de grasas animales o aceites vegetales. 

Pero, como todo gas y sustancia química de limpieza, debe utilizarse con precaución para evitar que se generen situaciones que pongan en riesgo a la salud. Te platicamos todo lo que debes saber sobre el amoníaco. 

Amoníaco: ¿qué es, para qué sirve y cómo utilizarlo en el hogar? 

Al utilizar productos de limpieza que contengan amoníaco es muy importante leer las instrucciones y revisar las etiquetas de seguridad. Además, siempre que limpies con este producto, debes asegurarte de que tu hogar esté ventilado, por lo que las puertas y ventanas deben estar abiertas. 

(Foto: Especial)

Al igual que con el cloro, cuando utilices amoníaco para limpiar tu hogar, debes usar ropa de protección, es decir, guantes, cubrebocas o careta. La exposición al amoníaco puede causar irritación en la piel, los ojos, la garganta y los pulmones si se respira.

Por nada del mundo debes mezclar amoníaco con cloro, ya que esto produce un gas tóxico llamado cloramina, que al entrar en contacto con un ser humano puede causar dificultad para respirar, dolor en el pecho, náuseas, irritación en la garganta, la nariz y los ojos o neumonía y líquido en los pulmones.

Cuando uses amoníaco asegúrate de cerrarlo bien y no dejarlo al alcance de los niños. Si vas a utilizar amoníaco puro, es decir que no venga incluido en los ingredientes de un producto de limpieza, siempre debe ser diluido con agua. 

(Foto: Especial)

¿Cómo usar el amoniaco para limpiar la casa?

  • Para quitar las manchas más difíciles: El amoníaco es conocido por su gran capacidad para eliminar las manchas más difíciles de quitar como las causadas por grasa animal o vegetal, e incluso las manchas de vino y sangre. 
  • Para limpiar superficies brillosas: El amoníaco es utilizado comúnmente para la limpieza del baño y todos aquellos espacios del hogar que cuentan con azulejos brillosos o materiales que requieren un brillo especial como los azulejos del baño, el lavabo, el retrete o las superficies de la cocina. 
  • Para limpiar telas: El amoníaco es utilizado para limpiar tejidos como alfombras y eliminar todas las manchas y la suciedad que ésta pueda tener. 
  • Para limpiar cristales: El amoníaco también es muy utilizado en la limpieza de cristales gracias a su rápida evaporación. Utilizarlo para limpiar ventanas, cristales y espejos le devolverá el brillo a estos espacios. 
  • Como fertilizante: El amoníaco es utilizado como fertilizante para crecer plantas y flores, así que lo puedes usar en la jardinería. 

SIGUE LEYENDO:

(Con información de Chemicals Safety Fact y Consumer)