Para poder tener más y mejor descanso, no es necesario hacer demasiado, pues existen algunos ejercicios que, aunque muy sencillos y que no requieren de mucho esfuerzo, son los mejores para ayudarte a descansar mejor, ya que contribuyen a conciliar el sueño con más facilidad, y mejorar su calidad. 

(foto: unsplash)

El ejercicio puede ser un aliado para el descanso

Estudios e investigaciones diferentes han logrado demostrar que el ejercicio, contribuye a tener un mejor descanso, e incluso puede acortar la cantidad de tiempo que pasamos en cama intentando quedarnos dormidos.

Por lo tanto, si hacemos ejercicio de forma regular podríamos dormir más tiempo, y tener mejor calidad de descanso, por lo que nos estaríamos asegurando un sueño reparador; y además, podríamos prevenir problemas como la apnea del sueño.

Sin embargo, también es necesario saber que el tipo de ejercicio y el momento en que lo hacemos es importante, pues los expertos han demostrado que hacer ejercicio muy intenso de una a dos horas antes de acostarse, puede evitar que logremos quedarnos dormidos.

(foto: unsplash)

Los mejores ejercicios para descansar mejor

Por otro lado, se ha demostrado que hay otros ejercicios que pueden ayudarnos a tener un mejor descanso, incluso si se realizan poco antes de ir a dormir, y estos son aquellos que involucran estiramientos y movimientos meditativos, como el yoga.

Estos ejercicios pueden mejorar la calidad de sueño ya que en el cuerpo se activa una respuesta de relajación, inducida por reacciones y hormonas que propician calma en el sistema nervioso.

A continuación, te enseñamos 5 de los mejores ejercicios y estiramientos que, si los incluyes en tu rutina, pueden ayudarte a tener un descanso más reparador

  • Usar las posturas del gato y la vaca, intercambiando entre estas, mejora y reduce la presión que se concentra en la parte superior de la espalda y el cuello, además de que relaja el cuerpo y la mente al mejorar la respiración. Es necesario que con cada inhalación cambies lentamente a la postura de la vaca, y al exhalar entres a la postura del gato.
  • Realizar una zancada profunda contribuye a relajar un músculo llamado psoas, que conecta la columna con las piernas, y ya que se conecta con el diafragma, una vez relajado, contribuye a que respiremos mejor y más profundo.
  • La postura del niño es útil para relajar y calmar a todo el cuerpo, principalmente los hombros y la espalda. Si utilizas una pelota en la frente, y la haces rodar suavemente de lado a lado, en lugar de solo dejarla en el suelo, puedes eliminar la tensión nerviosa ya que estimulas un punto de acupresión.
  • Colocar las piernas elevadas y contra la pared, manteniendo una posición en L con tu cuerpo, puede servir para estirar los músculos y aliviar la tensión en la parte baja de la espalda, así como aliviar dolores o calambres formados durante el día.
  • Abrazos de oso, combinados con los ángeles de nieve, pueden liberar la tensión que se puede acumular en espalda y hombros. Basta con que coloques dos pelotas (de masaje o de tenis) entre los omóplatos, y descansando en el suelo, procura darte un abrazo repetido, en el que intercales el brazo que queda debajo del otro.

(foto: unsplash)

Otros consejos para un buen descanso

Además de estos ejercicios, que pueden ser muy útiles, existen otros trucos que pueden contribuir y ayudarte a que concilies el sueño más pronto, y que puedas descansar mejor:

  • Ten una rutina para ir a dormir: elige una hora específica y realiza cosas como lavarte los dientes, ducharte o leer, de esta forma tu cuerpo se acostumbrará.
  • Cuida la iluminación en tu recámara: al dormir, procura que tu habitación sea lo más oscura posible, para no interrumpir tu ciclo de sueño.
  • También considera la temperatura: procura que no sea demasiado fría, pero tampoco demasiado caliente; se ha demostrado que se logra dormir mejor cuando la temperatura está entre 16°C y 18°C.

(Con información de: The New York Times, Runtastic, Normodrm.)