De forma común se cree que los ojos de pescado, también llamados mezquinos, suelen ser resultado de que una persona pase por un período de preocupación muy grande, sin embargo la ciencia explica que estas verrugas salen por otra razón: la infección por un virus.

(foto: freepik)

¿Qué son realmente los ojos de pescado?

Lo que normalmente se conoce como “ojos de pescado”, en realidad son verrugas, que también son conocidas como mezquinos, y son producidas por el virus del papiloma humano (VPH).

Los ojos de pescado son verrugas virales, que causan crecimientos no malignos (es decir, no suelen transformarse en cáncer de piel) en las manos, que suelen tener forma redonda u ovalada y ser de superficie rugosa, indica el Centro de Dermatología de Monterrey.

Las verrugas suelen ser la manifestación más clara de una infección por el virus del papiloma, y según explica la dermatóloga Columba Julieta Navarro Romero, médica en la clínica del IMSS 180 en Jalisco, este tipo de lesiones pueden aparecer en cualquier persona y a cualquier edad, pero pueden ser más frecuentes en niños.

Eso sí, se debe aclarar que los mezquinos son producto de una variante del virus específica, y que no es la misma que causa problemas en la zona genital, ni la que causa infección en los labios (fuegos labiales).

(foto: freepik)

La razón de que salgan los mezquinos

Como ya hemos explicado, los mezquinos o verrugas virales son causadas por el virus del papiloma humano (VPH), pero ¿cómo se da esta infección?

La doctora Navarro Romero indica que la infección por papiloma humano, y posteriormente la formación de las verrugas, tiene que ver con que las defensas y el sistema inmunológico quedan vulnerables, lo que evita que puedan defendernos de forma efectiva contra infecciones.

Cuando la infección tiene lugar, el virus ingresa al cuerpo por medio de lesiones en la piel (incluso si son solo pequeñas), que pueden ser cortaduras o raspaduras, y suele invadir la capa más superficial. Ahí, el virus puede:

  • Quedar almacenado hasta que exista un detonante (como una baja en las defensas).
  • Reproducirse, infectar las células y deformarlas, formando así las verrugas.

La experta también aclara que si bien, en sí misma la causa no es haber estado mucho tiempo estresado o haber padecido de los "nervios", nuestro estado emocional (como haber sufrido de ansiedad o estrés en gran cantidad), sí podría influir en la infección y la aparición de los ojos de pescado.

“Cuando estamos bajo un periodo de estrés, llámese ansiedad, depresión –lo que sea– nuestro sistema inmunológico se modifica, existen mecanismos neuroinmunoendocrinológicos que hacen que las defensas bajen, eso es algo bien demostrado y conocido”, aclara la doctora Navarro Romero.

Así mismo, indica que existen personas que son más vulnerables a padecer algún tipo de infección o lesión en la piel, por lo que podrían ser más predispuestas a tener un problema con verrugas virales.

Otro grupo que es frecuentemente afectado por esta infección son los niños, principalmente porque son ellos quienes suelen presentar de forma normal algún tipo de lesión en la piel, que es la entrada ideal para que el virus llegue a infectar.

(foto: twitter)

¿Qué hacer para quitarlos?

En presencia de este tipo de lesiones, se debe evitar rascarse o tocarse las verrugas, ya que hacerlo podría causar lesiones en la piel y nuevas heridas que darían espacio a que aparecieran más verrugas.

Cabe aclarar que no se trata de un problema permanente, y que sí puede tratarse, aunque en algunos casos puede ser algo complicado y no debe realizarse de forma individual: es necesario acudir con un dermatólogo que pueda evaluar la lesión y brindar las recomendaciones adecuadas. 

El Centro de Dermatología de Monterrey explica que en casos raros, algunas verrugas pueden desaparecer por sí solas y sin algún tipo de tratamiento, sin embargo, en la mayoría de los casos esto no sucede, y la intervención médica es necesaria.

Muchas veces el tratamiento de los mezquinos consiste en remover la verruga, y puede lograrse por medio de:

  • Cirugía.
  • Congelamiento.
  • Electrocirugía.
  • Láser (en casos extremos).

(Con información de: Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica, TEC Review, Centro de Dermatología de Monterrey, Mayo Clinic.)