¿Lavas tu ropa y cuando la quieres usar tiene un mal olor? Si te ha pasado esto tenemos malas noticias para ti: estás cometiendo errores al lavar la ropa

¿Por qué a pesar de lavar tu ropa ésta guarda un mal olor? Esto se puede deber a muchos factores que no tiene que ver con la cantidad de jabón o suavizante que usas al lavar. Sino al proceso de limpieza.

Estos son los errores que cometes y que causan un mal olor en la ropa después de lavarla

(Foto: Pexels)

¿Por qué hay mal olor en la ropa después de lavar? 5 tips para evitarlo

1. Dejar orear la ropa 

A veces pensamos que una prenda no está lo suficientemente sucia y que puede aguantar otras puestas. En algunas prendas como los pantalones de mezclilla, el lavado tras cada uso no es recomendable ni necesario. Sin embargo, en las playeras que están en contacto estrecho con la piel, por ejemplo, cada día que pasamos sin lavarlas nos arriesgamos a que el olor se impregne y sea difícil de remover incluso después de lavarlas. 

Por ejemplo, el sudor es un olor que si no se contrarresta de inmediato puede convertirse en un tufo constante que ya no se irá nunca. Por eso, cuando uses prendas de ropa que hayan estado en estrecho contacto con tu piel y que hayas sudado, te recomendamos lavarlas de inmediato y no dejar que el olor se impregne. 

2. Poner la ropa maloliente en la lavadora

Otro error común que se comete al lavar la ropa y que le causa un mal olor es que a esas prendas que guardan un peor aroma, manchas o suciedad no les damos una tallada antes de introducirlas en la máquina. 

Es recomendable tallar las manchas, la suciedad o las zonas donde hay un peor olor antes de meterlas a la lavadora, ya que la máquina no podrá quitarlas y se repetirá la situación del punto uno. 

(Foto: Pexels)

3. Guardar la ropa cuando sigue húmeda

Uno de los errores más comunes es guardar la ropa aunque siga húmeda. Esto provoca que la ropa no se seque correctamente y da lugar al olor a humedad que es muy difícil de quitar. 

Se recomienda colgar la ropa en un lugar donde haya una buena entrada de aire y solo guardarla una vez que esté completamente seca. Si es necesario, déjala colgando varios días para cerciorarse de que esté seca. 

4. No colgar la ropa cuando termine de lavarse

Se debe estar al pendiente de la lavadora para saber cuando terminó el ciclo de lavado y así colgar la ropa oportunamente. De otra manera, si dejamos la ropa mojada dentro de la lavadora, ésta comenzará a oler a humedad y tendrá que ser lavado nuevamente. 

Te recomendamos colgar la ropa inmediatamente después de que terminó el ciclo de la lavadora y extenderla bien.

(Foto: Pexels)

5. Colgar la ropa en otros lugares con mal olor

A veces por falta de espacio colgamos la ropa en el comedor o cerca de la cocina y cuando se preparan los alimentos, la ropa queda impregnada de ese olor y si después la guardamos en el clóset así puede ocurrir el el olor se transfiera a las demás prendas. 

Te recomendamos planificar bien tus horas de lavado para que el olor no se impregne en la ropa, sobre todo si se van a cocinar platillos olorosos como carne o pescado. 

SIGUE LEYENDO:

Con información de: Mejor con salud