Si bien expertos han aclarado que realizar ejercicio y actividad puede ser muy beneficioso para la salud, una nueva investigación ha descubierto que realizar ejercicio al aire libre puede ser la mejor opción para tu cerebro.

Previamente los científicos habían comprobado que la actividad física podría mejorar la salud cerebral, reduciendo el riesgo de padecer enfermedades neurológicas, o protegiendo al cerebro del efecto del envejecimiento.

(foto: freepik)

Sin embargo, ahora han encontrado que realizar actividad física en espacios abiertos y en los que se tiene contacto con la naturaleza, puede tener más impactos positivos a la salud, que el hacerlos en espacios cerrados.

De hecho, se ha demostrado que los principales beneficios de hacer actividad y ejercicio al aire libre ocurren en el cerebro y las neuronas, que parecen ser quienes más resultados positivos obtienen de esta práctica.

Ejercitarte al aire libre puede ser benéfico para la cognición

Una investigación, publicada en Scientific Reports, de Nature, concluyó que las personas que realizan ejercicio en espacios abiertos, pueden tener más impactos positivos en su salud cerebral, que aquellos que hacen ejercicio en espacios cerrados.

Los investigadores contaron con la participación de 30 participantes, con una edad promedio de 21 años, y tras realizar un estudio llamado electroencefalografía (que permite visualizar la actividad eléctrica del cerebro), encontraron que ejercitar en exteriores activa al cerebro.

De hecho, encontraron que aquellas personas que realizaron una caminata de 15 minutos al exterior, tuvieron un incremento en una respuesta neuronal conocida como P300, que se relaciona comúnmente a dos funciones cerebrales cognitivas como:

  • La atención.
  • La memoria.

Este incremento no se visualizó en aquellos individuos que realizaron actividad física en espacios cerrados, incluso si realizaban el mismo tiempo de caminata. 

(foto: freepik)

Otros beneficios del ejercicio al aire libre

Sin embargo, estos no son los únicos beneficios que la actividad física al exterior puede tener, ya que se ha observado que puede tener impactos muy positivos en la salud de quien lo práctica.

El sistema de salud comunitario, Piedmont Healthcare y Medline Plus explican que hacer ejercicio al aire libre, puede tener al menos 7 beneficios más:

  • Funciona como un antidepresivo natural, ya que se producen endorfinas y serotonina, hormonas que están vinculadas al bienestar emocional y que pueden mejorar tu estado de ánimo.
  • Te ayuda a relajarte mentalmente, ya que lo disfrutas más, y se siente más como un juego o un paseo, que como un deber.
  • Ayuda a que te expongas a vitamina D.
  • Estimula y reta a tu cuerpo, ya que nuestro cuerpo se ejercita más, pues en espacios abiertos o superficies más naturales, es necesario hacer más esfuerzo muscular que en espacios cerrados.
  • Es gratuito y de fácil acceso.
  • Puede motivar tus interacciones sociales y el trabajo en equipo, que se ha observado que es igualmente beneficioso para la salud mental, principalmente en adultos mayores.
  • Aumenta el nivel de energía, y puedes sentirte menos fatigado.

(foto: freepik)

Si te vas a ejercitar al aire libre, considera esto

Si bien los expertos aconsejan bastante el realizar actividad física en el exterior debido a los grandes beneficios que tiene hacerlo, también comentan que es necesario tener en cuenta un par de recomendaciones, las cuales ayudarán a evitar problemas y a aprovechar mejor el ejercicio:

  • Utiliza protector solar, siempre, para evitar daño por los rayos solares.
  • En tu rutina, incluye tres tipos de ejercicio: aeróbico, estiramiento, y de fortalecimiento.
  • Calienta siempre antes de comenzar.
  • Utiliza calzado adecuado, que den buen soporte a tu cuerpo.
  • Procura hablarlo con tu médico si es que tienes alguna afección que podría dificultarlo.
  • Incluye variantes en tu rutina para que no se vuelva tedioso.
  • Intenta inscribirte a una clase grupal, para facilitar la interacción social.
  • Mantén siempre agua contigo, y procura beber de 100 a 170 mililitros de agua cada 15 o 20 minutos que pases en el exterior.

(Con información de: Nature, Piedmont, Medline Plus.)