Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

¿Por qué celebramos el Día de Muertos el 1 y 2 de noviembre?

Antes de la conquista, el festejo de esta fecha duraba dos meses y se celebraba de julio a agosto.

FERNANDO GUEVARAOct 29, 2021 
Tiempo de lectura: 3 mins.
(Foto: Pinterest)

Lo + leído

Cada año en México celebramos a nuestros difuntos el 1 y 2 de noviembre poniéndoles ofrendas para recordarlos pero, ¿por qué celebramos el 1 y 2 de noviembre Día de Muertos? A continuación te lo explicamos.

El Día de Muertos se celebra en todo México, teniendo algunas variantes dependiendo la región o el estado, cabe mencionar que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), declaró en 2008 esta festividad como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, por su importancia y significado.

“El culto a la vida, si de verdad es profundo y total, es también culto a la muerte. Ambas son inseparables. Una civilización que niega a la muerte acaba por negar a la vida”,

Esta frase es perfecta para entender la celebración de Día de Muertos, fecha que ayuda a honrar las almas y recordar a nuestros seres queridos que ya no están con nosotros.

Para saber más de...¿Cuáles son los elementos principales en la ofrenda de Día de Muertos?

Agua:
Representa la fuente de la vida y se ofrece a las ánimas para calmar su sed después del recorrido.
Sal:
Es el elemento de purificación cuya función radica en evitar que el cuerpo se corrompa en el viaje de ida y vuelta para el siguiente año.
Velas:
La flama de la vela significa luz, fe y esperanza. Sirve de guía para que las ánimas puedan llegar a sus antiguos hogares y para alumbrar su camino de regreso. El número de velas depende de las almas difuntas y si son de color morado es señal de duelo.
Copal e incienso:
Ambos representan la oración o alabanza y es una fragancia de reverencia. También se usan para limpiar el lugar de espíritus malos y dar paso seguro a los difuntos al hogar.
Flores:
Simbolizan la festividad por sus colores y aromas. Por ello, al colocarlas se tiene la intención de que el alma se vaya contenta en su regreso. Además, el camino de pétalos ayuda a guiar al difunto a la ofrenda.
Pan de muerto:
Representan un ofrecimiento fraternal. Además, los panes de muerto simbolizan los cráneos de los enemigos caídos y las tiras o cañas encima, representan las varas donde eran ensartados.
(Foto: Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, MX TV TRADICIONAL PAN DE MUERTO, CC BY-SA 2.0)
Cruz de ceniza:
Sirve para que el alma pueda expiar sus culpas pendientes.
Calaveritas:
Representan la muerte; las chicas con dedicadas a la Santísima Trinidad y la grande al Padre Eterno.
Petate:
Se usa como una cama en la que las ánimas van a descansar después del viaje.

¿Por qué celebramos el 1 y 2 de noviembre Día de Muertos?

El origen de esta tradición se remonta a la época prehispánica, cuando las comunidades indígenas acostumbraban a conservar los cráneos de los fallecidos y utilizarlos para rituales en los que se honraba a la muerte y se celebraba el renacimiento.

La fiesta se conmemoraba en el noveno mes del calendario solar y duraba dos meses, de julio a agosto. En la celebración, se le rendían honores a la diosa Mictecacíhuatl (Dama de la muerte).

La llegada de los españoles a América en el Siglo XV representó una modificación en la festividad. En un intento de que los conquistadores de convertir y acercar a los nativos hacia el catolicismo, se movió la fecha del ritual para que coincida con el Día de todos los Santos y todas las almas, el cual forma parte de la tradición católica y se celebra cada año el 1 y 2 de noviembre.

(Foto: Pinterest)

Día de Muertos una tradición mexicana con toque europeo

La celebración de Todos los Santos el día 1 de noviembre, se inició en el siglo XI por iniciativa del abad de Cluny, y se buscaba honrar así a la multitud de creyentes que habían muerto en los primeros tiempos del cristianismo. A partir del siglo XIII, la Iglesia romana formalizó su presencia en el calendario litúrgico.

En los reinos católicos de León, Aragón y Castilla se tenía la costumbre de preparar para las fiestas asociadas a la celebración del día de todos los santos, ciertos alimentos como dulces y panes que imitaban las reliquias (los huesos que se suponían habían pertenecido a los santos).

El establecimiento el 2 de noviembre como día de los fieles difuntos se dio en el siglo XIV, a partir de la mortandad ocasionada por las epidemias que sufrió Europa en ese entonces.

Aunque las culturas prehispánicas ya le hacían cultos a sus muertos, como podrás darte cuenta, el festejo que tenemos hoy en día es más parecido al de algunas tradiciones europeas.

Sigue leyendo: ¿Existe una maldición para los famosos el día 28?

(Con información de: Gobierno de México y Arqueología Mexicana)

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda