Nuestras manos están llenas de gérmenes que se pueden propagar a otras partes del cuerpo y hasta a veces agarrar más gérmenes que luego pueden ser transmitidos a otras personas. 

El mal hábito de tocarse el cuerpo con las manos sucias puede causar daños a tu salud. Pero sobre todo, hay algunas partes del cuerpo que no deberías tocar en lo absoluto . Te decimos cuáles son y por qué. 

8 partes del cuerpo que nunca te deberías tocar

(Foto: Canva)

La cara

Los dermatólogos no se cansan de decirlo. Si hay una parte del cuerpo que todos tocan pero nadie debería es la cara. Las manos tienen muchos gérmenes y a menos que te las acabes de lavar, no deberías tocar tu rostro. Esto incluye recargar tu cabeza sobre tus manos o rascarte un granito. 

Los ojos 

Es una de las partes más sensibles del cuerpo y tocarlos no solo implica ensuciarlos con gérmenes, sino que son un área tan delicada que si tocas tu ojos y tu manos están sucias, puedes introducir micro partículas de suciedad que podrían dañar tu córnea. Tallarte los ojos además puede causar arrugas y bolsas negras.

Las orejas

El interior de las orejas es una zona muy delicada y muy propensa a sufrir daños. Por eso nunca deberías rascarte o limpiar la cera. La piel que recubre el conducto auditivo es muy fina y puede sufrir microdesgarros.

La nariz

En el interior de la nariz viven muchas bacterias buenas que se encargan de combatir a los gérmenes del medio ambiente. Si te metes los dedos en la nariz, introduces nuevas bacterias que pueden causar infecciones. 

(Foto: Canva)

La boca 

La boca de una persona normal alberga entre 34 y 72 cepas diferentes de bacterias. La mayoría de ellas son inofensivas y algunas son incluso benéficas para la salud bucodental. Si te metes las manos a la boca y agregas gérmenes extra a tu boca, lo más seguro es que te enfermes o de las vías respiratorias o del estómago. Y si te metes las manos a la boca y luego compartes objetos de uso común con otras personas, puedes transmitirles tus bacterias. 

El trasero

Tocarse la región trasera es una forma excelente de propagar gérmenes, especialmente la peligrosa bacteria E. coli. Tocarse las pompas puede facilitar la transferencia de gérmenes del tracto gastrointestinal a través de las manos a otras partes del cuerpo.

El ombligo

¿Sabías que el ombligo es la parte más sucia de todo el cuerpo, de acuerdo con la Biblioteca Pública de Ciencia de Estados Unidos? Y es que el ombligo alberga una enorme cantidad de bacterias ya que como es de difícil acceso, aún tras la ducha se conservan gérmenes ahí dentro.  

Las uñas

Debajo de las uñas de los pies y manos hay mucha mugre y bacterias. Aunque te laves las manos, éstas no se van por completo. Por eso los doctores y enfermeras usan guantes. Las personas que se hurgan estas partes del cuerpo sueltan y liberan en sus manos diversos restos de suciedad y bacterias, que pueden propagarse a otras superficies.

SIGUE LEYENDO:

(Con información de The Healthy)