Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Pareja
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Mujer pierde una oreja por su adicción al bronceado

La adicción al bronceado le causó un cáncer muy agresivo y tuvieron que amputarle completamente la oreja izquierda

SUSANA CARRASCOFeb 20, 2020 
Tiempo de lectura: 6 mins.
Foto: tomada de la web

Lo + leído

Tener una piel bronceada es el sueño de muchos, incluso hay quienes acuden a métodos artificiales para lograr un sexy tono oscuro de la piel, sin embargo, podría haber serias consecuencias para la salud al hacerlo. Recientemente se dio a conocer el caso de una mujer que perdió una oreja como consecuencia de su adicción al bronceado, llamado también tanorexia

Conoce todos los riesgos de los métodos de bronceado que existen y cómo puedes protegerte.

Adicción al bronceado

Andrea Smith, una mujer de 44 años que vive en Reino Unido quiere advertir a todos sobre los riesgos del bronceado artificial, ya que por un exceso de camas de bronceado, perdió completamente su oreja izquierda.

"Nadie debería vivir con lo que yo estoy viviendo. Y todo, por un bronceado", señala.

Todo comenzó cuando Andrea tenía solo 14 años, pues desde esa edad, empezó a usar camas solares o camas de bronceado, con el afán de hacer que su piel se viera más oscura y sexy.

Ella reconoce que obtener un tono de bronceado perfecto se convirtió rápidamente en una obsesión, al grado que desarrolló una adicción al bronceado (tanorexia)

"Era adicta a broncearme, a estar bronceada. Y usaba mayormente camas solares porque los resultados también se conseguían más rápido", cuenta.

Sin embargo, al cabo de unos años, Andrea notó la aparición de un punto rojo en su oreja izquierda.

Acudió al médico, pero no le prestó demasiada atención hasta que después de varias consultas, una biopsia reveló que tenía un melanoma en estado avanzado.

El melanoma es el tipo más grave de cáncer de piel y puede propagarse por otros órganos del cuerpo. Se forma en las células que producen melanina, el pigmento que le da color a la piel.

Debido a la gravedad de la enfermedad, Andrea tuvo que ser operada en dos ocasiones.

"Me quitaron el oído interno, el medio, las glándulas salivales del lado izquierdo, y todos mis nódulos linfáticos", explica la BBC.

Finalmente, la oreja izquierda de Andrea tuvo que ser amputada completamente para evitar que el cáncer siguiera expandiéndose por su cuerpo.

(Foto BBC mundo)

Aunque ahora los análisis más recientes muestran que se ha recuperado, ella vive con el temor de que esta forma agresiva de cáncer de piel regrese.

Síntomas de melanoma

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se diagnostican en el mundo cerca de 132.000 casos de melanoma.

Por su parte, el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés), advierte que en la mayoría de los casos, el signo más común de melanoma es la aparición de un lunar nuevo o un cambio en un lunar existente.

Este lunar puede aparecer en cualquier lugar del cuerpo, pero las áreas más comunes son en las piernas para la mujer y en la espalda para los hombres.

TAMBIÉN LEE: El trastorno que hace rascarse la piel de forma compulsiva 

En la mayoría de los casos los melanomas o lunares causados por esta enfermedad tienen una forma irregular y más de un color. También pueden ser más grandes de lo normal y, en ocasiones, pican o sangran.

No se conoce la causa exacta del desarrollo de melanoma, pero Mayo Clinic señala que la exposición a los rayos ultravioleta o rayos UV aumenta potencialmente el riesgo de tener la enfermedad de la piel.

Estos rayos se encuentran principalmente en la luz solar, de las lámparas y de las camas de bronceado o camas solares.

Sobre este método de bronceado artificial que parece muy práctico, el NHS destaca que en realidad, tiene muchos riesgos para la salud.

"Las camas solares emiten rayos ultravioletas que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de piel (tanto melanoma maligno como otros cánceres de piel que no son melanomas)", señala.

Esto se debe a que muchas camas de bronceado o solares emiten mayores dosis de rayos UV que el sol tropical de medio día, por lo que son altamente agresivas para la piel.

Estos riesgos pueden ser peores en personas jóvenes, de hecho, la evidencia médica muestra que la gente que se expone con frecuencia a rayos UV antes de los 25 años tiene un riesgo muy alto de desarrollar cáncer de piel a largo plazo.

Por ello, actualmente la Food And Drug Administration (FDA), exige que todas las camas de bronceado muestren una etiqueta de advertencia para que ningún menos de 18 años las use.

Sufrir quemaduras solares en la piel durante la infancia también incrementa los riesgos.

Finalmente, la Health and Safety Executive de Reino Unido, advierte que las camas de bronceado o solares también son mucho más peligrosas para algunas personas con ciertas características como:

Piel blanca o sensible

Quemaduras de sol en la infancia

Muchas pecas o pelo pelirrojo

Toma de medicamentos o cremas que sensibilizan la piel

Antecedentes de cáncer de piel

Muchos lunares

Si ese es tu caso, lo mejor es que aceptes tu piel con el tono natural que tienes, evita las camas solares pues podrías desarrollar una adicción al bronceado que te ponga en riesgo de cáncer.  

Usa protector solar de amplio espectro, con factor de protección solar (FPS) de por lo menos 30 y procura aplicarlo varias veces durante el día. 

Para mejorar la protección, procura usar sombrero de ala ancha, gafas de sol y ropa que cubra tu piel de los rayos UV.

SIGUE LEYENDO: 9 cremas para la piel que los dermatólogos nunca usarían 

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda