Existen muchos mitos sobre los beneficios del cannabis para la salud, pues se trata de un elemento del que se tiene una gran cantidad de prejuicios y poco conocimiento. Con la finalidad de informar sobre este tema y su implicación en materia de salud, la doctora y anestesióloga especialista en dolor crónico y cuidados paliativos y experta en cannabis medicinal, María Fernanda Arboleda, ofreció una conferencia de prensa virtual en donde brindó material con fines educativos al respecto.

¿Puede el cannabis curar el cáncer?, ¿Existe un beneficio en las personas con dolor crónico?, ¿Cómo se puede usar para las personas con epilepsia? Esto fue lo que indicó la especialista.

“Los beneficios del cannabis para la salud están ahí, pero funciona mejor como complemento”

Son precisamente los mitos de que el cannabis cura el cáncer los que han ayudado a que se desprestigie el uso de la marihuana con fines medicinales, pues se pinta como una “droga milagrosa” y la gente que creyó en esas falsas expectativas, termina defraudándose y desilusionándose.

La doctora Arboleda señala que existen estudios que apoyan los beneficios del cannabis para la salud y su uso en el tratamiento de ciertos síntomas en las personas que tienen cáncer, pero que afirmar que tiene un “poder curativo” no es del todo preciso.

“Hoy no existe una cura como tal para todas las enfermedades oncológicas, sobre todo cuando éstas se encuentran en estadios avanzados. Todo dependerá del tipo de cáncer que se padezca y del momento en el cual se realice el diagnóstico y se inicie con el tratamiento específico. Si bien es cierto que se ha explorado el efecto anti cáncer del cannabis en modelos animales y líneas celulares y se han conseguido resultados prometedores y relevantes, todavía hace falta mucha investigación sobre el posible efecto curativo en humanos”, mencionó la especialista.

Uno de los beneficios del cannabis para la salud podría estar en el tratamiento del dolor, como consecuencia del padecimiento y/o del tratamiento recibido.

“En algunos casos, la falta de efectos terapéuticos y/o la presencia de eventos adversos relacionados con algunos de estos tratamientos abre las puertas a otras opciones terapéuticas que sirvan como un complemento seguro y que actúen como coadyuvantes en el manejo de los síntomas asociados al cáncer. Tal es el caso de los cannabinoides, que entonces aparecen como una herramienta a considerar en casos específicos”, dijo la doctora Arboleda.

¿Cuáles son las principales barreras para la prescripción del cannabis?

A pesar de que se tienen investigaciones sobre los beneficios del cannabis para la salud, siguen existiendo barreras en la prescripción de cannabinoides, como lo son:

  • falta de guías de práctica clínica
  • limitación en la educación médica
  • miedo a repetir los errores del pasado (crisis de opioides, por ejemplo)
  • mitos relacionados con el uso del cannabis medicinal
  • médicos no informados sobre su estatus regulatorio
  • estigma social
  • grandes brechas en la investigación clínica
  • percepción de costos y cobertura de aseguradoras limitada

En sus palabras, el uso del cannabis medicinal debe ser responsable y seguro, con prescripción médica, tratamiento individualizado y únicamente se recomienda comprar productos que cumplan con estándares de calidad y respaldo sanitario.

“Hasta el momento no hay investigaciones clínicas que demuestren que el cannabis produce efectos curativos en humanos. Su potencial contra el cáncer ha sido en estudios preclínicos principalmente en modelos animales. Falta muchísima investigación sobre el efecto antineoplásico del cannabis medicinal en humanos”, resaltó la experta.

¿Hay indicaciones médicas para el uso del cannabis?

La doctora señala que según lo reportado por la literatura hay seis indicaciones médicas para el uso de los cannabinoides (por lo menos):

  • Dolor crónico
  • Espasticidad en Esclerosis Múltiple
  • Trastornos mentales (estrés postraumático, ansiedad social)
  • Náuseas y vómitos secundarios a quimioterapias
  • Anorexia en VIH
  • Epilepsia refractaria (síndrome de Lennox-Gastaut, Dravet y esclerosis tuberosa)

“El cannabis medicinal es una herramienta que sirve para el control de síntomas de forma complementaria o adyuvante: tratamiento convencional + cannabis medicinal. Sin embargo, algo que hay que dejar en claro es que no es una droga milagrosa, tiene indicaciones y contraindicaciones específicas, se requiere una selección precisa del paciente y del tipo de producto (CBD o THC) y no reemplaza o sustituye medicamentos”, concluyó la doctora Mafer Arboleda.

Para aprender más de...6 tipos depresión que quizá no conocías

Aspectos generales de la depresión:
Es un trastorno de bajo estado de ánimo que tiene una larga duración y que afecta la capacidad de realizar las actividades de la vida diaria con placer o interés. Una vez diagnosticada se le nombra depresión clínica y pueden existir 3 tipos de episodios depresivos: leve, moderado o grave.
Depresión mayor o trastorno unipolar:
Los síntomas más claros de una depresión mayor son: aspecto triste, postura decaída, escaso contacto visual, ausencia de expresión facial, pocos movimientos corporales, insomnio, poca energía, sentimientos de culpa, cambios en el habla, la alimentación e higiene personal y pensamientos recurrentes de muerte o suicidio.
Depresión postparto:
Puede comenzar en cualquier momento dentro del primer año del nacimiento, la mamá tiene sentimientos de desesperanza e inutilidad, también puede perder interés por el bebé y tener deseos de lastimarse a sí misma o al bebé. En los episodios más graves, las madres pueden sufrir alucinaciones.
Depresión reactiva:
Es provocada como una reacción a situaciones adversas y estresantes como un duelo, una separación, pérdida de empleo, entre otros. Puede ser un episodio único o recurrente y a veces no es inmediato al evento porque el suceso no se ha procesado adecuadamente.
Distimia o depresión crónica:
Ocurre cuando los síntomas de depresión duran más de dos años seguidos, normalmente estos síntomas inician en la adolescencia. Quienes lo padecen, a menudo son personas negativas, pesimistas, sin sentido del humor, pasivos, introvertidos, hipercríticos respecto de sí mismos y de los demás y quejumbrosos.
Depresión psicótica:
En un episodio severo de depresión, la persona puede tener alucinaciones o delirios, esos síntomas se llaman psicosis. El delirio significa que se llegan a creer cosas que no son reales; una alucinación es cuando alguien puede ver, oler, sentir o saborear cosas que no son reales.
Ciclotimia:
Se diagnostica así cuando una persona tiene estados de ánimo inestables con persistencia. Están acompañados de periodos de depresión y de euforia pero estos episodios no son lo suficientemente graves para llamarlos bipolaridad.