Tomar alcohol en las fiestas y reuniones familiares es muy común y cuando se toma en exceso, daña la salud y puede alterar el comportamiento. Al respecto, un estudio comprobó que el alcohol favorece la atracción entre hombres heterosexuales. 

Según la investigación publicada en The Journal of Social Psychology, los hombres podrían sentir atracción física por otros hombres cuando están ebrios. 

Así lo comprobaron investigadores de la Universidad Wester Illinois en Estados Unidos, tras entrevistar a 83 hombres heterosexuales que consumieron distintas cantidades de alcohol.

Hombres sienten atracción por otros hombres con el alcohol 

El estudio confirmó que los hombres pueden sentir atracción por otros hombres conforme van ingiriendo más alcohol

(Foto: pexels) 

Para averiguarlo, les mostraron a hombres heterosexuales videos de 40 segundos de hombres y mujeres en un bar. Cada participante tenía que responder qué harían con esa persona si estuvieran con ellos.

Algunos hombres mencionaron estar dispuestos a invitarles a cenar o a tener relaciones con las mujeres. 

Sin embargo, conforme tomaban más alcohol, su atracción sexual por otros hombres también aumentaba. 

Tras 10 bebidas alcohólicas, los hombres que participaron en el estudio dijeron que sentían una atracción al mismo nivel tanto por los hombres como por las mujeres que estaban viendo.

¿Por qué el alcohol nos desinhibe? 

Investigadores de las universidades St Andrews y Glasgow, señalan que las personas que consumen una cantidad moderada de alcohol encuentran a las personas del sexo opuesto un 25% más atractivas en comparación con las personas sobrias. 

(Foto: pexels) 

Cabe recordar que el consumo de bebidas alcohólicas reduce la ansiedad y la inhibición, lo que da como resultado un cambio en el comportamiento casual.  

El profesor de la Facultad de Psicología de la UNAM, Eduardo Calixto, señala que el alcohol es un desinhibidor social y psicológico, por lo que es muy fácil perder el control al beber en exceso.

El alcohol libera dopamina en el cerebro, que es el neurotransmisor de las emociones, por lo que nos vuelve efusivos y favorece que perdamos la conciencia del tiempo, que nos dé risa todo y nos quite el filtro de lo negativo creado socialmente. 

“Además, las personas nos parecen más atractivas tanto física como emocionalmente”, detalla.

El experto agrega que, al beber alcohol de más, la corteza prefrontal en el cerebro, que es la región más inteligente y la que posee el razonamiento moral y de proyección social, se inhibe por la dopamina

(Foto: pexels) 

Con ello, “el ojo ya no ve igual, los músculos del habla fallan y se arrastran las palabras”. 

El experto señala que a la mitad de una copa es cuando deberíamos parar, pues es justo el momento donde nos desinhibimos y no somos nosotros mismos. 

“De hecho se asemeja mucho a la droga de la verdad, es el momento en que somos más vulnerables por un efecto farmacológico”, dice el investigador de la UNAM. 

(Con información de Life & Style, UNAM Global)