La aparición de pequeños granos en la zona de la barba o el cuello similares al acné, es algo bastante frecuente entre la población masculina, y se trata de un proceso de inflamación que ocurre por un afeitado incorrecto.

Aunque es una situación muy molesta, no se trata de algo muy grave, y puede ser solucionado si se siguen una serie de recomendaciones.

(foto: unsplash)

¿Por qué salen granitos en la zona de la barba?

Tras el rasurado, puede darse una condición muy poco agradable, que puede generar muchas molestias, y es bastante frecuente: la formación de pequeños granitos en la zona de la barba o el cuello.

Estos granitos, también conocidos como “baches de afeitado” (shaving bumps en inglés), suelen aparecer como resultado de una inflamación muy común que ocurre en la piel tras realizar una técnica de afeitado incorrecta.

Esta inflamación ocurre específicamente en los folículos capilares, que es una estructura dentro de la piel donde nacen y crecen los vellos que posteriormente formarán la barba.

Eso sí, los granitos pueden presentarse en cualquier sitio que se rasure (como las axilas o las piernas), y aunque suele ser más visible en los hombres (en el área de la barba), también puede ser sufrido por mujeres.

La inflamación que produce estas molestias en la piel, y que podrían resultar poco estéticas a la vista, se conoce como Pseudofolliculitis barbae o Pseudofoliculitis de la barba.

(foto: unsplash)

La pseudofoliculitis de la barba: la responsable de los granitos tras rasurarse

El nombre científico de la condición que causa los granitos en la zona de la barba es pseudofolliculitis de la barba, y es un problema dermatológico bastante frecuente.

Se diferencia de una foliculitis en que esta es producto de una infección bacteriana, mientras que la pseudofoliculitis es simplemente un proceso inflamatorio, aunque sí puede dar lugar a una infección si no es tratada a tiempo.

Como informa DermNet, esta condición de la piel puede afectar a cualquier persona, pero se ha visto que es más frecuente en:

  • Hombres.
  • Personas con cabello rizado y grueso.
  • Individuos que utilizan rastrillos o navajas de rasurar tradicionales.

Puede crear lesiones inflamatorias en la zona donde crece el vello, que tienen un color rojizo y son pequeñas, dando la apariencia de granitos enrojecidos similares al acné, que además dan comezón; a estas lesiones se les conoce médicamente como pápulas inflamatorias y pústulas.

La pseudofoliculitis ocurre cuando los vellos, en lugar de crecer hacia afuera y en una forma recta, crecen en dirección a la piel, enterrándose en esta, lo que causa una reacción de inflamación.

Esto se debe a que el vello, una vez rasurado, queda con la punta más o menos afilada, y junto con la forma curva que estos tienen, crean una fórmula perfecta que provoca que el vello se entierre con facilidad.

(foto: pexels)

¿Qué se puede hacer para quitar los granitos en la barba?

Los expertos indican que lo mejor para evitar los granitos en la barba, es realizar una técnica de afeitado correcta, pues así se evitarán molestias desagradables, que también pueden provocar pequeñas manchas o una coloración más oscura en el sitio lesionado. 

Sin embargo, si eres de las personas que lamentablemente ya sufren de los molestos granitos en la barba, no tienes nada de qué preocuparte, el Manual MSD explica que existen algunas acciones que pueden ayudarte a sanar tu piel.

  1. Deja de afeitarte por un tiempo.
    Debes dejar de afeitarte hasta que todos los granitos desaparezcan, pues hacerlo solo dañará más la piel y empeorará la inflamación.
  2. Utiliza rasuradoras eléctricas.
    Este tipo de inflamación está más relacionada al rasurado con navajas de afeitar tradicionales, y se ha visto que es menos frecuente en hombres que utilizan rasuradoras eléctricas, por lo que su uso resulta una opción viable.
  3. Libera los vellos encarnados.
    En algunos casos, si las lesiones son pocas, puedes intentar desenterrar los vellos; para esto, debes utilizar compresas tibias y una aguja que sea estéril para evitar infecciones.
  4. Cuando te afeites nuevamente, utiliza técnicas adecuadas.

También es importante que acudas con un dermatólogo, principalmente si el problema es muy molesto; este podría recomendarte el uso de algunos tratamientos similares a los que se utilizan para tratar el acné, como puede ser la hidrocortisona tópica o antibióticos.

(Con información de: Manual MSD, Actas Dermo-sifiliográficas, DermNet, PubMed.)