Limpiarse la lengua de manera adecuada nos ayuda no solo a tener una buena imagen al presentarnos a otras personas, pues evita que tengamos mal aliento, también previene otros problemas de salud bucal que pueden agravarse si no se atienden a tiempo.

En este artículo te presentamos cómo se debe limpiar la lengua, y con qué herramientas cuentas para hacerlo.

(foto: freepik)

¿Por qué es importante limpiarse la lengua?

La lengua es un músculo muy importante dentro la boca, pues participa en procesos como:

  • La masticación y la deglución (masticar y tragar).
  • El habla.
  • El sentido del gusto.

Pero eso no es todo, la lengua también tiene una relación muy directa con la salud bucal, ya que su superficie y una mala higiene de esta zona puede ser causante de algunos problemas dentales.

Debido a su superficie irregular, es el sitio perfecto para la acumulación de restos de alimentos o de placa que no se eliminan de forma eficiente al cepillarse los dientes, y esto es la causa principal del mal aliento (conocido como halitosis), y de otros problemas como:

  • Caries.
  • Gingivitis (inflamación leve de las encías).
  • Periodontitis (inflamación grave de las encías que puede aflojar los dientes o tirarlos).

Es por esta razón que la lengua debe de limpiarse de manera adecuada, y es un proceso tan necesario y fundamental de la limpieza bucal, como utilizar hilo dental.

(foto: freepik)

¿Cómo hacer para limpiar la lengua correctamente?

Para limpiar la lengua puedes utilizar dos herramientas: 

  • La parte posterior de un cepillo dental.
  • Un limpiador o raspador lingual.

Algunos cepillos tienen incorporado un pequeño raspador de lengua en la parte posterior que pueden ser muy útiles para la limpieza, con la única desventaja de que son bastante pequeños y podría ser un proceso más tardado.

Los expertos aclaran que utilizar las cerdas de un cepillo normal no están recomendadas, pues las cerdas no están diseñadas para el tipo de superficie que es la lengua (mucho más suave que un diente), por lo que no llegarían a ofrecer resultados positivos.

Por otra parte, el limpiador lingual es una herramienta altamente recomendada por los dentistas, ya que está diseñado específicamente para poder limpiar la superficie de la lengua de manera efectiva.

Utilizar un raspador o limpiador lingual es muy sencillo, y solo es necesario:

  1. Colocar el raspador en la parte posterior de la lengua y tirar de él hacia adelante.
  2. Desliza el limpiador varias veces por diferentes zonas y ángulos, pero siempre de atrás hacia adelante; también puedes usar movimientos circulares.
  3. Enjuaga tu boca con agua para eliminar los residuos de suciedad de la lengua.
  4. Limpia el raspador o limpiador cada vez que lo uses para que no acumule bacterias.

(foto: freepik)

¿Cómo sé si mi lengua está sucia?

Una lengua sana y limpia, usualmente tendrá un color rosado, ya que es su color natural. Si al revisar tu lengua notas que en realidad tiene un color blanquecino o amarillento, entonces significa que está sucia, ya que este color se da por la formación de la capa de restos de comida y bacterias.

Eso sí, el color blancuzco producto de la mala higiene, normalmente debería retirarse o ir desapareciendo conforme la limpieza bucal. Pero si esto no sucede, lo recomendable es que acudas al odontólogo, ya que dicha coloración podría deberse a otro problema de salud.

Una lengua blanquecina también puede ser producto de otras enfermedades o problemas de salud, como una candidiasis oral (una infección por hongos), por lo que es muy importante hacer revisiones continuas.

(foto: freepik)

¿Con qué frecuencia se debe limpiar la lengua?

Para evitar la acumulación de bacterias en la lengua, la recomendación es que la limpies dos veces al día (mínimo una) después de cepillarte los dientes.

Realizar este proceso de higiene te ayudará a evitar problemas de salud. Además, limpiarte la lengua todas las noches, removiendo bien los restos de suciedad o de comida, ayuda a reducir el mal aliento durante las mañanas.

(Con información de: Colgate, Clínica Dental Consuelo Flores, Clínica Ferrus Bratos.)