Durante la temporada de lluvias son más frecuentes las picaduras de alacrán, comentó Jesús del Carmen Madrigal, jefe de Toxicología del Hospital Juárez de México, quien recomendó no automedicarse y acudir al centro de salud para su valoración oportuna.

No todos los organismos reaccionan igual ante una picadura del arácnido. Puede convulsionar, tener manifestaciones como delirio, alucinaciones, e incluso presentar manifestaciones cardiovasculares más graves”, menciona el especialista.

(Foto: Hospital Juárez de México)

  ¿Quiénes están más en riesgo ante la picadura de un alacrán?

De acuerdo con el jefe de Toxicología las complicaciones por ataque de este tipo de animales se presentan principalmente en personas con algún factor de riesgo, es decir, mujeres embarazadas, bebés, menores, personas adultas mayores, con hipertensión, diabetes, enfermedad renal o cardiaca.

La picadura de alacrán es un problema de salud grave que representa una urgencia médica, ya que el animal deposita toxinas en el torrente sanguíneo de las víctimas, lo que puede provocar afectaciones en diversas partes del cuerpo humano y, en el peor de los cuadros, la muerte.

                                        

En la ciudad los lugares de mayor riesgo son los mercados  

                                     

En el caso de la Ciudad de México este tipo de ataques ocurren más en mercados, supermercados, terminales de autobuses y centrales de abastos. Esto es así ya que a estos lugares se concentran grandes cantidades de productos agrícolas que pueden traer consigo un ejemplar de estos animales.  

Si se presenta el caso de una picadura lo mejor es acudir con el personal médico, dice la doctora Jessica Paola Rodríguez. “En el Hospital Juárez de México contamos con antídotos contra la mordedura o picadura de animales de ponzoña”.

(Foto: Pexels)

¿Se puede hacer algo mientras se recibe la atención profesional?

Mientras se atiende la picadura de un alacrán es recomendable, según el portal de Actuamed, seguir los siguientes pasos:

  • Limpiar la zona de lesión sin ejercer presión
  • Cubrir la zona con gasas limpias sin ejercer presión
  • Retirar todos aquellos objetos que puedan actuar como constrictivos (anillos, pulseras, cadenas, bufandas, calcetines)

(Foto: Pixabay) 

No automedicarse es de suma importancia. Ante la picadura o mordedura de alguno de estos animales lo primero debe ser la valoración de un médico, esto con el fin de determinar qué tipo de tratamiento hay que seguir. La atención temprana es la diferencia.

(Con información de Hospital Juárez de México y Actuamed)